Pasar mucho tiempo frente a la pantalla afecta el desarrollo intelectual de los niños

Una investigación norteamericana demostró que las pantallas de TV, tabletas u otros dispositivos tecnológicos reducen capacidades de menores en memoria, atención y lenguaje.

SI se acostumbra a los menores de cinco años a exposiciones largas a pantallas se daña su capacidad intelectual. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: RuslanDashinsky

Descubre el canal de podcast de Espacio Vital a cargo de Elmer Huerta en RPP Player.

Muchos padres ven en la televisión, los celulares u otros artefactos con pantallas un objeto tecnológico que ‘distraiga’ a sus hijos mientras ellos realizan sus labores diarias, pero lo que no saben es que esta actividad puede perjudicar la salud mental y emocional de los menores de edad.

Una nueva investigación publicada en la revista de la Asociación Médica de Norteamérica aplicó un estudio a largo plazo, conocido en la jerga médica, como de seguimiento a más 2.200 familias cuyos hijos eran menores a los cinco años.

El experimento consistió en mantener a los niños en una exposición a pantallas durante tres horas, además de hacerles pruebas intelectuales. El estudio se desarrolló en tres tiempos: se examinó a los menores a los dos años, luego a los tres años y, finalmente, a los cinco años.

 

Las actividades relacionadas a la interacción social son necesarias para el desarrollo intelectual de los menores. | Fuente: Getty Images. | Fotógrafo: oscarhdez

Los investigadores concluyeron que los menores de cinco años del experimento sufrieron daños severos a su desarrollo intelectual con afectaciones a su memoria, atención y de capacidades de comunicación y lenguaje como la verbal y de escritura.

“No es cierto que lo niños que tienen cierto tipo de déficit son más atraídos a las pantallas, sino al revés, cuando un niño está más expuesto a las pantallas va a desarrollar problemas en su futuro”, explicó el Consejero Médico de RPP Noticias, Elmer Huerta, en el programa La Rotativa del Aire.

Huerta agrega que los científicos recomiendan a los padres que si los niños quieren estar frente a una pantalla se les deje solo hasta una hora, pero acompañados para que puedan interactuar con alguien.