Salud mental: La depresión, el impacto de la COVID-19 y su diagnóstico oportuno

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi 800 mil personas mueren por suicidio al año. Este 10 de septiembre se conmemora el Día para la Prevención del Suicidio, un problema grave de salud pública que tiene como un factor determinante a la depresión.

La depresión es la cuarta causa de discapacidad en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al 2019. | Fuente: Freeimages

La depresión es la cuarta causa de discapacidad en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al 2019. Más de 300 millones de personas padecen de algún cuadro depresivo, ya sea leve, moderado o grave.

En ocasión del Día de la Prevención del Suicidio, que se conmemora cada 10 de septiembre, especialistas nos ayudaron a dibujar la importancia de observar las señales de alerta de la depresión a tiempo y pedir ayuda especializada oportuna.

La depresión es una enfermedad clínica y va más allá que sentirse triste algunos días. 1 de cada 4 peruanos sufre de depresión, según cifras del Ministerio de Salud (Minsa). La psicóloga clínica Giuliana Rivera explica que los peruanos más afectados por cuadros de depresión son los adolescentes con edades entre los 12 y 17 años.

“Las mujeres son el grupo que presenta mucho más este trastorno ya sea por el bullying, cyberbuylling o la violencia familiar. No todos son diagnosticados con depresión o reciben atención médica debido a que el grupo que los rodea no siempre saben reconocer los signos de la depresión y es por eso que no los llevan donde un profesional”, menciona.

El médico psiquiatra Álvaro Toledo resalta que la falta de un diagnóstico oportuno es todo un reto en el campo de la salud mental.

Solo en el Perú hay 1 millón 700 mil personas que padecen de depresión. Los que llegan a tratarse son solo alrededor de 425 mil personas y unas 34 mil personas reconocen tener problemas, pero no toman las medidas al respecto, es decir, no van al médico. La mayoría no se da cuenta de los síntomas de depresión y hay que tener en cuenta ciertos síntomas”, explica.

Agrega que una barrera importante para acceder a un diagnóstico es la estigmatización. “Se suele tildar a las personas que no pueden controlarse y por eso no acuden a los centros de salud mental para que puedan ser tratados”, menciona.

SEÑALES DE ALERTA

Reconocer los síntomas y signos de alerta de un cuadro de depresión es clave para solicitar apoyo psicológico especializado. La psicoterapeuta de Clínica Internacional Liliana Tuñoque menciona que entre esas señales destacan la alteración en el sueño y el apetito.

Los principales síntomas que nos hacen ver si una persona está en un cuadro de depresión son una tristeza profunda, ganas de llorar, llantos incontrolables, muchas veces sin una razón aparente. Síntomas de desesperanza, de disminución de interés por actividades que antes disfrutaba o que eran sus favoritas. Disminución de su energía, se sienten cansados, abatidos. Tienden a aislarse de su familia y amigos, generalmente permanecen encerrados en sus cuartos y no quieren tener contacto con nadie. Su autoestima está baja”, explica.

En nuestros hijos, señala Tuñoque, se deben observar cambios en su interacción con los compañeros y en la dificultad para concentrarse en los estudios.

“Se puede ver cambios en el rendimiento escolar: no se pueden concentrar, no entienden las clases, se frustran, tienden a llorar, no logran avanzar con sus clases, no se logran organizar, sienten una desilusión y desmotivación”, menciona.

El médico psiquiatra Álvaro Toledo resalta que “la depresión es el factor decisivo en este problema social (la muerte por suicidio)”. “En el 80% de los suicidios es el factor principal”, señala. | Fuente: Freeimages

RELACIÓN CON EL SUICIDIO

Si bien la depresión es un factor clave en las muertes por suicidio, no es determinante. Rivera menciona que “es cierto que es un riesgo, pero no necesariamente va a llevarla al suicidio”.

“Hay que averiguar si es que tiene ideación o pensamiento suicida. No todas las personas que tienen depresión tienen estos pensamientos. Hay que estar atentos a los cambios de humor, irritabilidad, aumento o disminución de apetito y peso, desgano, baja energía, alteraciones en el sueño, si ven que sus conductas han cambiado”, explica.

Toledo resalta que “la depresión es el factor decisivo en este problema social (la muerte por suicidio)”. “En el 80% de los suicidios es el factor principal”, señala.

De igual forma, Tuñoque menciona que “las personas con una depresión mayor normalmente tienden a un alto porcentaje de suicidio”.

“Requieren de un apoyo emocional, psicoterapia y tratamiento farmacológico de inmediato. […] Actualmente frente a la pandemia tenemos que estar muy atentos y observar cualquier cambio de conducta de nuestros familiares. Definitivamente son tiempos distintos y complicados, donde hay una crisis no solo sanitaria sino económica y en nuestra salud mental”, menciona.

Para Rivera, ampliar la atención psiquiátrica es clave para velar por la salud mental de los peruanos. Las alianzas con instituciones privadas puede hacer del acceso un punto a favor. | Fuente: Freeimages

RETOS EN LA SALUD MENTAL

Gozar de buena salud implica no solo el ámbito físico, sino también el aspecto mental y social. Toledo resalta que "sin salud mental, el ser humano no se podría considerar una persona sana".

"Es sumamente importante ya que es todo lo que nosotros deseamos. Hablar de felicidad, bienestar es salud mental. Hay que tener en cuenta nuestras horas de sueño, alimentación, hacer ejercicio regularmente como yoga, natación, caminar en un recomendado de 150 minutos a la semana. Además, es recomendado cuidar nuestras relaciones interpersonales: con amigos, trabajo, familiares para tener un buen soporte social. Controlar nuestras emociones. Tener contacto con la naturaleza", explica.

Para Rivera, ampliar la atención psiquiátrica es clave para velar por la salud mental de los peruanos. Las alianzas con instituciones privadas pueden hacer del acceso un punto a favor.

"Creo que uno de los mayores retos del Gobierno sería ampliar la red de atención psiquiátrica. Actualmente contamos con el hospital Noguchi, el hospital Valdizán y el hospital Larco Herrera. De manera privada contamos con otros centros que valdría la pena que el Gobierno pueda hacer ciertas alianzas para que haya mucha mayor atención. Si tomamos en cuenta que durante la pandemia y luego de la pandemia van a haber muchas personas más afectadas por depresión, por ansiedad, que son los índices que han subido, creo que valdría la pena ser precavidos y tener mucho más cupos y profesionales atendiendo ya sea de manera online o contar con muchos más centros de atención", menciona.


IMPACTO DE LA PANDEMIA

La llegada de la pandemia por la COVID-19 también ha afectado nuestra salud mental. Rivera menciona la importancia de conocernos para determinar si necesitamos de algún soporte emocional.

“Hace 6 meses no teníamos idea que iba a venir una pandemia y que iba a cambiar nuestras vidas. Hay muchas personas que se han podido adaptar con facilidad y hay otras personas que se nos han hecho mucho más difícil y otras que aún no consiguen adaptarse a todos estas modificaciones que vamos viviendo y que en el día a día se van dando. Eso habla de los recursos que tienen, de la facilidad a los cambios, de cuanto se conocen, de la estructura que poseen. Podemos cuidar de nuestra salud mental haciendo ejercicios, en la medida de lo posible, alimentándonos mejor, teniendo un grupo de soporte, reconociendo nuestros sentimientos y sabiendo pedir ayuda”, menciona.

La pandemia por el nuevo coronavirus no solo ha afectado a nivel sanitario y social, sino que también ha incrementado los casos de este trastorno debido a la incertidumbre de estos tiempos.

Cerca de un millón 700 mil peruanos padecen de depresión, una enfermedad que afecta sin distinción de edad, condición económica o nivel de instrucción. Si necesitas apoyo psicológico puedes llamar gratuitamente a la línea 113 del Ministerio de Salud, disponible las 24 horas del día. Cuidar de tu salud mental es importante.