|

El ejercicio físico detiene el impacto del Alzheimer

La causa de esta enfermedad degenerativa es desconocida y puede presentarse en hombres y mujeres de más de 60 años.
El ejercicio físico puede detener el impacto del Alzheimer y la demencia senil en los adultos mayores. | Fuente: Getty Images

El Alzheimer afecta a muchas personas alrededor del mundo. Esta enfermedad neurodegenerativa progresiva, caracterizada por la pérdida irreversible de la memoria y de otras funciones cognitivas, afecta el desarrollo de las actividades diarias. 

Investigación. El centro de investigación Barcelona Beta Brain presentó los primeros resultados de su estudio sobre cómo los hábitos de vida saludable pueden "detener" el impacto del Alzheimer en los adultos mayores. Con hábitos basados en nutrición, ejercicio, actividad cognitiva y social, se tomó como población de análisis a 400 voluntarios de entre 45 y 75 años. Los individuos analizados recibieron pautas para seguir un estilo de vida saludable con el fin de reducir factores de riesgo.

Si bien se desconoce la causa del Alzheimer, muchos científicos afirman que existe más evidencia de ciertos factores de riesgo modificables, entre los que destacan la dieta y el ejercicio físico. La demencia senil está vinculada a la edad avanzada, la que es considerada como la principal circunstancia.

 

El ejercicio físico puede detener el impacto del Alzheimer y la demencia senil en los adultos mayores. | Fuente: Getty Images

Beneficio. De acuerdo con la Investigación europea de Leukoaraiosis y discapacidad (LADIS), se determinó que el ejercicio físico, con una rutina de intensidad variada, reduce las probabilidades de presentar signos de demencia senil. El estudio basado en casi 639 adultos mayores entre 65 y 85 años a los que se les compartió una serie de ejercicios físicos y de memoria durante tres años.

Al finalizar el periodo de estudio, los investigadores encontraron una relación inversamente proporcional entre ejercicio físico y la probabilidad de presentar signos de demencia. El estudio concluye que la actividad física, como caminar durante 30 minutos, hacer yoga o ejercicios de mediana intensidad, ayuda al flujo de sangre hacia el cerebro y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Otros beneficios del ejercicio físico serían la disminución de niveles de ciertas hormonas y el aumento de la plasticidad del cerebro.

Sin embargo, como todo estudio preliminar, los resultados no son concluyentes. Los investigadores sostienen que los ejercicios resultan más beneficiosos en pacientes con demencia más avanzada.

 

El ejercicio físico puede detener el impacto del Alzheimer y la demencia senil en los adultos mayores. | Fuente: Getty Images

Recomendación. El estudio LADIS finaliza con cuatro tipos de ejercicios que toda persona adulta (y no) puede realizar diariamente.

1. A manera de calentamiento, realizar un movimiento de muñecas, cadera y tobillos de manera lenta, durante máximo 10 minutos.

2. Caminata lenta durante máximo 10 minutos.

3. Caminata ligera de entre 10 y 15 minutos.

4. Caminata lenta (nuevamente) de 5 minutos aproximadamente.