El machismo en los hogares peruanos

La desvalorización de la mujer es un mal social que muchas veces se inicia en el hogar.

Las frases “tú debes obedecer porque yo soy el hombre” o “esas cosas solo hacen las mujeres” son solo una muestra del machismo que todavía existe en el entorno familiar peruano. 

La educadora y orientadora familiar, Claudia Schiapa Pietra, indicó que las prácticas machistas suceden desde el hogar, cuando las madres no permiten que sus esposos se comprometan con los quehaceres de la casa y la educación de sus hijos.

“Principalmente el machismo se forja de acuerdo a lo que ven los niños en el hogar. Si el niño vive en un hogar donde la mujer solamente se dedica a las labores de la casa, actúa de una forma sumisa y el padre está ausente, solo es un proveedor y no colabora con las labores del hogar ni la educación de los hijos, el niño va a observar estas conductas y son las que él va a adquirir. Hay que cuestionarse si ese modelo es el que queremos repetir para nuestros hijos”, señaló.

La especialista agregó que las mujeres tienen mucho que hacer para combatir el machismo y son ellas las que deben dar oportunidad al varón para que este mal social desaparezca, “las mujeres queremos hacer todas las labores del hogar, queremos dedicarnos a educar a los niños y no damos cabida para que el hombre salga con su hijo, vaya al mercado, cambien un pañal o para que recoja la mesa, permitimos que ellos tengan conductas irrespetuosas delante de nuestros hijos. Depende de las mujeres hacerse respetar y dar espacio a los varones para que participen en el hogar”. 

Cabe indicar que la importancia de la comunicación será fundamental para que las parejas puedan tener claro el rol que desempeñarán dentro de su casa.

¿Qué opinas?