PlayStation 4 llegó al mercado en noviembre de 2013. | Fuente: AFP
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

La PlayStation 4 ha vendido más de 110 millones de unidades desde su estreno, en noviembre de 2013, una cifra que la ubica entre las consolas de sobremesa más exitosas de la historia, superada solo por la PlayStation 2, la Nintendo DS y la Game Boy (pueden ver el listado histórico aquí).

En esta generación, la consola de Sony prácticamente arrasó con su competencia: Microsoft (MS) lleva poco más de 48 millones de unidades Xbox One vendidas, según estimaciones externas, ya que la compañía estadounidense no ha revelado las cifras oficiales. En tanto, Nintendo -que corre en su propia liga- descontinuó la Wii U, que no llegó ni a los 15 millones, y adelantó su siguiente ciclo con la Nintendo Switch, que a la fecha bordea los 56 millones.

¿Qué pasó en esta generación para que Sony lleve la delantera, y por mucho?, ¿fueron aciertos de la compañía japonesa solamente o entraron a tallar errores de la competencia? Para intentar responder estas interrogantes, es necesario repasar el inicio de la actual generación.

Regresemos a mayo de 2013, a la conferencia de presentación de la Xbox One. Aquel día Microsoft mostró en sociedad a la sucesora de la Xbox 360 en un evento confuso, en el que la compañía habló más de un centro de entretenimiento que de una consola de videojuegos.

Además, MS planteó un modelo de negocio disruptivo para la época. Su Xbox One exigía que estés conectado siempre a internet (el polémico always on), sus videojuegos estaban restringidos para que no los puedas prestar o revender, había bloqueo regional restrictivo y la consola solo podía funcionar con el periférico Kinect 2.0.

Y lo peor vino después, en el E3 de aquel año. Microsoft le puso precio a la One: 499 dólares.

Si había alguna duda de que las cosas no andaban bien en Microsoft, basta escuchar la entrevista que le hizo Geoff Keighley a Don Mattrick, entonces mandamás de Xbox. El periodista le consultó al directivo por la imposición del always on en su nueva consola y la posibilidad de dejar fuera de la siguiente generación a los jugadores que no tenían acceso a internet. La respuesta dejó fríos a muchos: “Afortunadamente, tenemos un producto para la gente que no puede obtener alguna forma de conectividad, y se llama Xbox 360”.

Se podría decir que Microsoft dejó la mesa servida para que Sony se despache a placer. Y así fue. La conferencia de PlayStation de aquel lunes 10 de junio de 2013 fue demoledora. No solo presentaron un modelo de negocios amigable con los usuarios, sin medidas restrictivas ni bloqueos regionales, sino que se metieron al público al bolsillo al anunciar el precio de la PlayStation 4: 399 dólares. El auditorio estalló.

Esto sentó las bases de la ‘guerra de consolas’ de la presente generación, pero -en mi opinión- no las definió. Al respecto, el periodista y académico chileno Alejandro Alaluf destacó que Microsoft supo capear “astutamente” este mal inicio, revirtiendo la mayoría de sus decisiones iniciales. Sin embargo, para él, hay un diferencial que marcó la generación.

“PlayStation tiene una gran ventaja, que finalmente redundó en la victoria de esta generación, en una proporción de dos a uno, más o menos; que tiene que ver con que Sony siempre tuvo como foco ese gran comentario que hizo Jack Tretton (presidente de Sony Computer Entertainment America hasta 2014), donde dijeron que el foco de Sony son los videojuegos”, comentó.

Jerry Guevara, integrante de Wilson Podcast, uno de los más escuchados del Perú, apuntó que el precio de ambas consolas, con cien dólares de diferencia, pudo inclinar la balanza, al menos al inicio de la generación. “Sony supo aprovechar la ventana, para vender una consola más económica y con sus estudios sin compromisos creativos en los juegos que sacaban, sumado a su mayor presencia publicitaria en más mercados fuera de Estados Unidos, como el nuestro”, señaló.

PlayStation 4 ha tenido todos los años de su ciclo de vida títulos exclusivos. A algunos les fue bien; a otros, como The Order 1886, no. | Fuente: Ready at Dawn Studios

El peso de la exclusividad

Sin embargo, el factor que más influyó en la victoria de Sony ha sido su gran producción de videojuegos exclusivos, títulos que solo se podían jugar en la PlayStation 4, ya sea de manera temporal (Nioh, Death Stranding, Horizon Zero Dawn) o para siempre (Bloodborne, The Last of Us Part II, Ghost of Tsushima). No hay un solo género por el que Sony no haya apostado.

En esta generación, PlayStation empoderó a sus estudios first party, pero también firmó alianzas con estudios third party, para lograr sonados exclusivos que indefectiblemente impulsaron la compra de su consola a nivel mundial.

“La biblioteca de juegos exclusivos de Sony fue muy potente. Todos los juegos exclusivos de Sony que salieron en los últimos cinco a seis años eran juegos triple A, de muy buena calidad. Algunos tuvieron más éxito que otros, pero a la larga mucha gente consideró que los juegos exclusivos de Sony eran un ‘console killer’. En cambio, Microsoft, que si bien tuvo sus juegos exclusivos, nunca fueron tan potentes ni atractivos para generar que una masa se volcara a la consola”, resaltó Alaluf.

El periodista argentino Augusto Finocchiaro, periodista de Cultura Geek y La Nación, coincidió en que los videojuegos exclusivos fueron un factor determinante para inclinar la balanza. En su país, contó, las ventas de la consola de Sony son mayores, pese que “Xbox en Argentina es un 50 % más barato”.

“Para mí, por lo menos en Argentina, la comunicación y acceso de compra de la PlayStation 4 fue mucho mayor y más fácil que Xbox. Pero a esto hay que sumarle los increíbles juegos exclusivos, que son tan buenos e importantes en la industria, que la gente prefiere pagar mucho más”, apuntó.

Gears of War es el buque insignia de Xbox. | Fuente: Xbox

La importancia de la comunicación

La producción de exclusivos de PlayStation estuvo acompañada de estrategias de comunicación poderosas, que no se limitaban a publicar tráileres o pagar comerciales, sino que involucraron a la prensa -en todas sus formas- en sus campañas de lanzamiento. Vladimir Arteaga, director de MeriStation México, lo explica así:

“Las exclusivas de PlayStation fueron mucho más robustas y las estrategias iban muy de la mano de prácticamente incluir a toda la industria. En un evento de PlayStation internacional o nacional, veías influencers, medios ordinarios, noticiosos, y medios especializados. Tuvo una apuesta muy centrada de darle juego a todo el mundo”, comentó.

Arteaga expuso el caso mexicano, que bien podría replicarse en otros mercados: “Xbox se refugió en un par de medios, los que honestamente hablan bien de ellos, y ya. Párale de contar. La estrategia de marketing de Xbox fue muy errónea en comparación a lo que fue la generación anterior, de Xbox 360, que estuvo comandada por Jaime Limón, que hoy es el roster marketing a nivel global de Minecraft”.

El director de MeriStation México consideró que la estrategia de Xbox en su país falló incluso desde el inicio de la generación, en lo que él calificó como “un pésimo manejo de relaciones públicas”.

“Yo era distribuidor. Entonces, me era muy sencillo verlo desde un punto de vista imparcial, porque yo distribuía juegos de ambas plataformas. Por ejemplo, la prensa especializada, o al menos los principales medios que ranquean en Comscore, que es una unidad de medición no tendenciosa, numérica, tenían la PlayStation 4 dos semanas antes (de su lanzamiento). Xbox no”, comentó.

“Tardó mucho en pasar las consolas. Y eso lo puede sobreentender la prensa como “¿Nosotros tenemos que comprarnos la consola para hablar de tu plataforma?”. Ese fue un error. Por otro lado, Xbox les dio la espalda a los medios especializados. Se puede ver que gran parte de las estrategias de Xbox están centradas en todo menos en prensa especializada, que es la de que habla de ellos a diario. Eso influye mucho, porque México es muy sensible a lo que lee en medios especializados”, añadió.

PlayStation tiene una comunicación fluida con la prensa, en todos sus estratos. | Fuente: AFP

Pronosticando el futuro

Al cierre de este informe, tanto PlayStation como Microsoft ya han presentado en sociedad a la PlayStation 5 y a la Xbox Series X, y ambas compañías ya han mostrado parte de sus lanzamientos, por lo que podemos decir que la ‘guerra de consolas’ de la next-gen ya ha comenzado.

Si bien la victoria de PlayStation 4 en esta generación puede perfilar el inicio de la siguiente (por un tema de fidelidad de marca), no podemos dejar de lado la importancia de los exclusivos como factor diferencial.

“El hecho de que una plataforma sea más poderosa que otra, no es ninguna garantía de que eso implique mejores juegos. La Xbox Series X puede ser más poderosa, pero si no cuenta con una poderosa batería de juegos, da lo mismo. No voy a tener una máquina que procese no sé cuántos teraflops, si no tengo ningún juego al cual jugar”, comentó Alejandro Alaluf.

“Ambas compañías entendieron que contar con una buena batería de primeras partes es fundamental, para lograr que la audiencia se vuelque a una u otra plataforma. Te diría que, en este minuto, salvo detalles, ambas compañías están en igualdad de condiciones. Las máquinas son parecidas, ambas tendrán primeras partes interesantes, ambas van a potenciar el uso de la nube. Yo te diría esto como punto de entrada”, agregó el chileno.

Pablo Monti, jefe de contenidos de gaming en TyC Sports e esports manager en Latam Media Group, coincidió en la importancia de los títulos exclusivos como “un diferencial importante” en la next-gen.

“Creo que será una gran oportunidad de emparejar un poco las cosas. Microsoft y Sony han invertido mucho en comprar estudios de videojuegos para tener los mejores exclusivos”, opinó el argentino.

La Xbox One X es la consola más poderosa del mercado. | Fuente: Xbox

La guerra comunicacional

Tal como en esta generación, las relaciones públicas y la adecuada comunicación serán fundamentales en la pugna entre PlayStation 5 y Xbox Series X. Al respecto, Vladimir Arteaga advirtió “un distanciamiento” entre Microsoft y la prensa de su país, algo que puede terminar pesando a futuro.

“Si no cambian radicalmente su estrategia, definitivamente PlayStation les va a dar una vuelta. (...) Si Xbox no corrige el rumbo de sus relaciones con los medios en general, definitivamente la guerra la pueden perder. Están muy confiado en decir “Soy Microsoft”, y no está volteando a ver que esto es una relación simbiótica”, sentenció el director de MeriStation México.

Alejandro Alaluf consideró Sony ha sido “mucho más astuto” en su comunicación, siendo “críptico” en sus anuncios en los últimos meses. “Siento que Xbox se adelantó un poco en mostrar la consola, una consola que a todas luces en más fea”, sostuvo.

“Considerando que una consola, dentro de todo, es un elemento que está a la vista, en la habitación o el living, el tener una caja negra, que parece una caja de zapatos versus una consola que parece un módem, es cierto, pero que se ve mucho más rica a la vista, en términos netamente de diseño: yo prefiero tener una PlayStation 5 que una Xbox Series X”, opinó.

En ese sentido, el periodista y académico chileno estimó que la guerra comunicacional la está ganando Sony, ya que -señaló- está generando mucho más hype que su competencia en foros, en Reddit y en redes sociales tradicionales.

Microsoft está perdiendo la oportunidad de cazar comunicacionalmente a Sony diciendo “Tú me tiraste esta noticia, tú me sacaste un cuchillo, yo te saco una escopeta”. Si existiese una especie de guerra de noticias, a mí personalmente me pareciera muy interesante, y esto ayudaría a una transparencia, que redundaría en que a la hora de comprar una u otra consola, el usuario va a estar mucho más informado”, apuntó.

En Perú, la venta de consolas y videojuegos de Xbox es mayor en mercados paralelos. | Fuente: Jimmy Cerda

Xbox en Perú

El mercado peruano prácticamente no existe para Xbox, cuyos objetivos en la región son básicamente México, Brasil, Argentina, Chile y Colombia. Para muestra, un botón: en 2018, Carlos Figueroa, gerente general de LAWGAMERS, comentó en una entrevista a Más Consolas que “las ventas de Microsoft no fueron más del 0.3 % del mercado (peruano)”.

Sin embargo, estas cifras no representan la cantidad real de consumidores de Xbox en el país, ya que muchos de estos apuestan por mercados paralelos, como Polvos Azules o Polvos Rosados, o importan sus consolas y videojuegos a través de páginas de ventas por internet. Estas cifras, obviamente, no son registradas oficialmente.

“Me parece que, a nivel local, el traspaso de usuarios de Xbox 360 a Xbox One se ha mantenido, ya sea si lo medimos por comunidad o por venta de juegos nuevos o de segunda en comercios locales. El último año he podido apreciar un incremento en el interés por el Xbox Game Pass y la ventaja que supone para alguien que se introduce al mundo de Xbox”, comentó Jerry Guevara.

Al respecto, Jimmy Cerda, administrador de la tienda Buitro Store, en Polvos Azules, señaló que el consumo de la marca Xbox es constante, con pedidos no solo de consolas sino de videojuegos y accesorios.

Si bien reconoció que el mercado peruano es ampliamente dominado por PlayStation, señaló que Xbox “tiene su gente”. “Debe ser una proporción de 10 a 3, a favor de PlayStation, pero Xbox One no se despide con un 0.3 % en el Perú. Eso es un hecho”, señaló en referencia a las cifras oficiales.