Hay que elegir anteojos que cubran toda el área de los ojos, la idea es que los rayos solares no consigan penetrar desde los costados y provocar un daño ocular. | Fuente: www.shutterstock.com
Bienestar

Daños irreversibles a los ojos por excesiva exposición solar

Es necesario proteger los ojos desde una edad temprana para evitar que sufran los efectos que producen los rayos ultravioletas.

La excesiva exposición a la radiación solar, sin la debida protección, afecta los ojos de personas de cualquier edad. Incluso puede ocasionar ceguera debido a las lesiones irreversibles que produce en la retina.

Entre las lesiones a los ojos que producen no protegerse de la radiación ultravioleta están las quemaduras de los párpados, la carnosidad, la catarata y la degeneración macular.

De las lesiones mencionadas, la degeneración macular es irreversible, es decir, conduce a la ceguera, explica Carlos Wong, médico oftalmólogo del Instituto Oftalmológico Wong.  La carnosidad y la catarata son lesiones que se pueden revertir con tratamiento quirúrgico.

Se deben usar sombreros de ala ancha y lentes de sol provistos de filtros protectores. | Fuente: www.shutterstock.com

Hay que tener presente que a mayor exposición a la radiación solar y, por consiguiente, a la radiación ultravioleta es mayor el riesgo de presentar alguna lesión al ojo. Por ello, frente a los altos índices de radiación ultravioleta que se registran en verano, se deben adoptar mayores medidas de prevención. Por ejemplo, se deben usar sombreros de ala ancha y lentes de sol provistos de filtros protectores. Estos permiten filtrar casi el 100% de la radiación ultravioleta A y B (UVA - UVB).

Según Wong, no se debe utilizar lentes oscuros sin protección contra la radiación ultravioleta. El color oscuro no protege de la radiación ultravioleta. Por el contrario, ocasiona mayor daño. Al ser oscuro produce la dilatación de la pupila, lo que origina que la radiación pase hasta la retina con mayor intensidad.

Hay que elegir anteojos que cubran toda el área de los ojos. La idea es que los rayos solares no consigan penetrar desde los costados y provocar un daño ocular.

Es importante tener en cuenta que una exposición excesiva a los rayos UV en la infancia es especialmente dañina. Las consecuencias no se verán hasta mucho más tarde ya que el daño ocular tiene memoria. Por ello, hay que proteger los ojos de los más pequeños desde temprana edad.

Es importante tener en cuenta que una exposición excesiva a los rayos UV en la infancia es especialmente dañina. | Fuente: www.shutterstock.com
Queremos escucharte
Déjanos conocer tus dudas o comentarios para que nos comuniquemos contigo
Acepto estar de acuerdo con los términos y condiciones