Es importante que los padres cumplan con el calendario de vacunas de sus hijos. | Fuente: Shutterstock

La neumonía es el resultado de la complicación de una enfermedad respiratoria aguda (IRA) que puede iniciar con un simple resfrío y desatar graves complicaciones como la incapacidad de respirar. Si no se trata a tiempo puede ser mortal, de hecho, en el Perú, la neumonía es la principal causa de muertes en niñas y niños menores de 5 años.

Precisamente la población con mayor riesgo de tener esta enfermedad son las niñas y niños menores de 3 años y los adultos mayores de 65 años. En 2018, de los más de 66 000 casos reportados, 48 000 correspondieron a este sector vulnerable.

¿Cómo prevenirla?

En el caso de niños y niñas, el Minsa indica que, para prevenirla, se debe empezar por una alimentación saludable que provea al cuerpo de los nutrientes y defensas necesarias. En ese sentido, se debe alimentar a los bebés solo con leche materna durante los primeros seis meses de vida. A partir de esta edad se debe incluir a su dieta carne, verduras y frutas; y continuar la lactancia materna hasta los dos años de edad.

Otra acción esencial es que los padres cumplan con el calendario de vacunas de sus hijos. Para prevenir la neumonía, los bebés deben recibir la vacuna contra el neumococo a los 2, 4 y 12 meses; y la vacuna de influenza a partir de los 6 meses. Asimismo, deben asistir al control de crecimiento y desarrollo (CRED) en el establecimiento de salud más cercano.

Las personas mayores de 60 años también deben protegerse con las vacunas gratuitas contra la neumonía en el centro de salud más cercano. En su caso, una sola dosis es suficiente para prevenir enfermedades agudas causadas por la bacteria del neumococo como la neumonía, meningitis y sinusitis.

La neumonía se transmite por estornudos y tos (vía aérea) y también a través de las manos y objetos contaminados, por esta razón, las recomendaciones generales para prevenirla son las siguientes:

  • Lavarse bien las manos con agua y jabón. Especialmente antes de dar de lactar, antes y después de cambiar el pañal a tu niño, después de ir al baño y antes de comer.
  • Evitar el contacto con personas enfermas de una infección respiratoria. Si los padres del bebé tienen una infección respiratoria deben cubrirse la nariz y la boca con una mascarilla.
  • Ventilar e iluminar los ambientes todos los días.
  • No escupir en el suelo.
  • Abrigarse bien.
  • Cubrirse con el antebrazo al estornudar o toser.
Es esencial que niños y ancianos reciban la vacuna contra el neumococo y la influenza. | Fuente: Shutterstock

Vacunas gratuitas

El Ministerio de Salud tiene las vacunas contra el neumococo y la influenza dentro de su esquema nacional, por consiguiente, son gratuitas para todos los niños y adultos mayores de 60 años. Solo deben acercarse a cualquiera de los 8 000 establecimientos de salud a nivel nacional para vacunarse.

Los niños de 1 y 2 años no vacunados contra el neumococo deben recibir 2 dosis con intervalo mínimo de un mes entre dosis. Mientras que aquellos entre 2 a 4 años con nefropatías, cardiopatías, diabetes, hemoglobinopatías, infección por VIH, síndrome de Down, neoplasia, esplenectomizados e inmunosuprimidos, que no recibieron la vacunación previamente deben recibir una dosis.

En el caso de la vacuna contra la influenza, los menores de 1 año deben recibir dos dosis (una a los 6 y otra a los 7 meses). Los niños de 1 a 2 años deben recibir una dosis al año y otra a los dos años. Aquellos de 3 años a más solo requieren una dosis anual para estar protegidos.

¿Qué opinas?