El Hospital Cayetano Heredia ya cuenta con dos plantas de oxígeno gracias a Inkafarma
Las plantas donadas servirán para el tratamiento y recuperación de pacientes con COVID-19. | Fuente: Inkafarma

Ante la crisis actual por la pandemia, el oxígeno se ha convertido en una de las principales necesidades para los cientos de peruanos que luchan cada día contra el virus en los hospitales. La demanda de este elemento puede ser de ocho a nueve veces más alta a la que normalmente consumen los hospitales de Lima y a lo que producen las empresas, según el Colegio Médico del Perú.

La escasez de oxígeno ya está cobrando miles de vidas alrededor del mundo y nuestro de país no es ajeno a ello. Recientemente el Gobierno asignó 84 millones de soles (US$ 24,5 millones) al Ministerio de Salud para comprar el suministro de oxígeno necesario a nivel nacional; sin embargo, aún no se tiene la cantidad suficiente para tratar a todos los contagiados.

Ante esta situación y pensando en ayudar a más peruanos, Inkafarma donó al Hospital Nacional Cayetano Heredia (HNCH) dos plantas generadoras de oxígeno y equipamientos médicos necesarios para el tratamiento de la enfermedad: respiradores, camas UCI y equipos de protección personal. Cabe destacar que este nosocomio es uno de los designados para atender los cuadros más severos de COVID-19 de Lima Norte.

 La donación de estas plantas de oxígeno permitirá salvar más vidas.
La donación de estas plantas de oxígeno permitirá salvar más vidas. | Fuente: Inkafarma

“La donación será crucial para beneficiar a más de 2 500 pacientes y 1 800 miembros del personal de salud, incluidos los 346 pacientes que han sido diagnosticados con COVID-19 y que permanecen hospitalizados hasta el día de hoy”, comentan los representantes de la empresa.

Entre las dos plantas donadas producirán lo equivalente a 57 cilindros diarios de oxígeno de 10 mt3 cada uno o 1 728 mensuales, que servirán para el tratamiento y recuperación de peruanos con COVID-19.

Con este gesto solidario, la empresa busca proteger la salud de todos los peruanos, teniendo en cuenta las principales necesidades que surgen en el país a raíz de la pandemia. Además, contribuye con el objetivo de dar más independencia al hospital, permitiendo que fabrique su propio oxígeno, lo que significa un ahorro de más de un millón de soles al año en la compra de este elemento vital.