Catorce estudiantes peruanas viajarán al Centro Espacial Houston de la NASA para capacitarse en ciencias y tecnología

La primera tripulación formada por niñas peruanas de Lima, Arequipa y Cusco viajará a Estados Unidos para ser capacitadas por astronautas y especialistas en ciencias, tecnología e ingeniería espacial.

Alessia Paredes y Kayla Zevallos son las escolares del Rímac y San Martín de Porres que viajarán a la NASA.
Alessia Paredes y Kayla Zevallos son las escolares del Rímac y San Martín de Porres que viajarán a la NASA. | Fuente: Andina

De acuerdo con cifras del Registro Nacional Científico, Tecnológico y de Innovación Tecnológica (Renacyt) solo el 31 % de investigadores en ciencia y tecnología en el país son mujeres. Sobre la menor participación de las mujeres en este sector, la Unesco ha enfatizado que los prejuicios de género hacia carreras STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) aparecen durante la primera infancia cuando las niñas no son estimuladas al igual que los niños en campos relacionados a las ciencias.

Sin embargo, en Latinoamérica hay quienes se preocupan por revertir esta realidad y motivar a que más niñas y adolescentes se interesen en carreras relacionadas a las ciencias y tecnología. En el 2019, la fundación colombiana “She is” firmó un convenio con el Space Center de la NASA con el fin de transformar la vida de niñas colombianas a través de la educación en carreras STEM y así nació "Ella es Astronauta", un programa que se ha replicado en Ecuador, Costa Rica y Perú.

Gracias a este programa, catorce estudiantes de Lima, Arequipa y Cusco formarán parte de la primera tripulación de niñas peruanas que viajarán al Centro Espacial Houston de la NASA, el mayor centro de aprendizaje de exploración espacial y científica, donde se exhiben las colecciones más grandes de trajes espaciales, naves, cohetes y rocas lunares.

Por cuatro meses, las escolares recibirán mentorías de manera online con astronautas, el CEO del Space Center y expositores de alta trayectoria. Serán capacitadas en temas como carreras STEM, emprendimiento social, empoderamiento femenino, desarrollo sostenible y tecnología e innovación. Al finalizar esta primera misión, visitarán la NASA por 5 días para realizar actividades de formación, interactuar con astronautas y participar de su ceremonia de graduación.

Conoce a las escolares del Rímac y San Martín de Porres que viajarán a la NASA

Alessia Paredes es una apasionada por la tecnología, la ciencia y, a sus quince años, ya sabe desarrollar páginas web y está aprendiendo a crear videojuegos. “Todavía no lo creo, mientras hacía la tarea mis padres me dieron la noticia. Viajar a la NASA es una manera de agradecer a mi abuelita por todo el esfuerzo que hizo, siempre me cuidó y andamos juntas a todos lados”, comenta Alessia, quien cursa el cuarto año de secundaria en el Rímac, a la agencia Andina.

Alessia y sus compañeras recibirán capacitaciones de la mano de astronautas y especialistas STEM de la agencia espacial.
Alessia y sus compañeras recibirán capacitaciones de la mano de astronautas y especialistas STEM de la agencia espacial. | Fuente: Andina

Al igual que por su abuela, Alessia fue motivada a participar en el programa por su hermana mayor Gianella, que es ingeniera de software y quien le enseñó a programar y diseñar páginas web como jugando. “Alessia reunía todos los requisitos. Antes también había participado en el programa Women Can Do, que tiene el apoyo de la Embajada de los Estados Unidos en el Perú, para fortalecer el liderazgo y las habilidades STEM de las niñas”, cuenta su hermana.

El talento de Alessia va más allá de las computadoras, pues también se encarga de revisar pesados motores y otras partes de los vehículos en su clase de mecánica, donde es la única estudiante mujer. “Cuando tenga mi carro, quiero saber también cómo funcionan todas sus partes. Muchos piensan que por ser mujeres somos débiles y no podemos hacer esas cosas pesadas, pero no es así. Yo quiero demostrar que sí yo puedo, todas pueden”, enfatiza la adolescente.

Además de las ciencias y tecnología, Alessia ama aprender sobre vehículos en el taller de mecánica.
Además de las ciencias y tecnología, Alessia ama aprender sobre vehículos en el taller de mecánica. | Fuente: Andina

Por su parte, Kayla Zevallos ama la ciencia, el deporte, la música y tiene muy claro que al terminar el colegio estudiará ciencia forense o astronomía. Kayla destaca en su colegio en San Martín de Porres y ahora es una de las seleccionadas por el programa “Ella es Astronauta” para expandir sus conocimientos en la NASA.

“Estoy muy feliz porque sé que voy a aprender mucho y descubriré muchas cosas”, comenta la estudiante de cuarto de secundaria que por varios meses mantuvo en secreto su postulación hasta que llegó la buena noticia y pudo celebrar junto a su familia.

Kayla Zevallos tiene claro que estudiará ciencia forense o astronomía cuando termine el colegio.
Kayla Zevallos tiene claro que estudiará ciencia forense o astronomía cuando termine el colegio. | Fuente: Andina

Desde muy pequeña, Kayla ha mostrado curiosidad por el mundo y siempre se ha preguntado qué se sentirá pisar la Luna, que habrá en Marte o en Venus; lo que ha alimentado su sueño de estudiar astronomía. Ahora está a un paso más cerca de lograrlo al ser parte de esta primera tripulación de niñas peruanas que irá a la NASA.

Kayla también dedica su tiempo a los deportes, los debates y la música.
Kayla también dedica su tiempo a los deportes, los debates y la música. | Fuente: Andina

Entre sus pasiones también están los deportes, los debates y la música, destacando al tocar instrumentos como el violín y el saxofón. Además, participa en los debates MUN, en los cuales los estudiantes simulan ser parlamentarios de la ONU y representan a diferentes países. De hecho, el año pasado se enfrentó a estudiantes universitarios y ganó.

Tanto Alessia como Kayla animan a que más niñas y adolescentes sigan el camino de las ciencias y la tecnología con pasión, disciplina y sin prejuicios. Para Nadia Sánchez, directora de la fundación She is, esta iniciativa seguirá expandiéndose gracias a niñas como ellas, que buscan ser agentes de cambio en su comunidad y replicar lo aprendido en su territorio.