Desde febrero de 2020 hasta la fecha, el uso de bicicletas incrementó en un 4% en Lima.
Desde febrero de 2020 hasta la fecha, el uso de bicicletas incrementó en un 4% en Lima. | Fuente: ANDINA

Solo en Lima y Callao, entre 10 mil a 20 mil taxis exceden los 15 años de antigüedad, según la ONG Luz Ámbar. Una cifra preocupante si se considera que, con el fin de evitar una contaminación más nociva y prevenir accidentes viales, el promedio de antigüedad de los vehículos no debería superar los cinco años, de acuerdo con la Asociación Automotriz del Perú (AAP).

En una ciudad donde los vehículos motorizados son responsables del 70% de la contaminación del aire, según cifras del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), resulta prioritario promover diferentes alternativas de movilidad. Por ello, hoy, en el Día Mundial sin Auto, el Grupo RPP conversó con Jenny Samanez, presidenta de la Embajada Peruana de Ciclismo, sobre cómo podemos movernos por la ciudad de manera más responsable.

Pedalear por nuestra salud y el planeta

El Día Mundial sin Auto no busca enemistar al humano del auto, sino regular su uso. Una de las alternativas más saludables y amigables con nuestro medio ambiente son las bicicletas. Samanez destacó que, en el último par de años, se ha observado una mayor presencia de ciclistas en la capital: desde febrero de 2020 hasta la fecha, el uso de bicicletas incrementó en un 4% en Lima.

Para que este aumento sea más significativo con el paso del tiempo, la experta considera fundamental sembrar una mayor cultura de respeto al ciclista y a los vehículos no motorizados. A medida que aprendamos que el espacio público es un ambiente de convivencia y respeto entre peatones y los distintos usuarios de transporte, la movilidad podrá ser también una experiencia de disfrute.

Según la experta, deberíamos aprovechar que Lima, por sus características geográficas, es una ciudad que permite movilizarnos en bicicleta, tanto para distancias cortas, medianas y largas, como para quienes buscan usarla para mantener su salud física en óptimas condiciones. Para ello, recalcó que nuestras autoridades tienen la responsabilidad de diseñar espacios para fomentar su práctica.

Atajos y menor estrés mediante la caminata

En la planificación de los espacios públicos la primera prioridad entre todos los actores de movilidad deben ser siempre los peatones, señaló Samanez. Los viajes a pie son otra opción sin costo y con mayor control sobre la ruta cuando tenemos que realizar recorridos cortos o medianos. Además, a través de atajos autorizados, el usuario puede economizar tiempo que perdería de ir a bordo de un vehículo.

Caminando, indicó, una persona puede recorrer con tranquilidad entre dos a tres kilómetros. De esta forma, también se convierte en una actividad física que además de quemar calorías, contribuye con nuestra salud mental al reducir los niveles de estrés. La especialista agregó que para distancias más extensas, además de la bicicleta, alternativas como los scooters son también amigables con el planeta.

Evitar elementos distractores como el celular, transitar únicamente por la vereda y respetar los espacios exclusivos de los vehículos son pautas esenciales para disfrutar la experiencia de la caminata y movilidad como ciudadanía: “Si no sabemos convivir vialmente o no sabemos respetar las normas de tránsito, pues no tenemos ninguna visión optimista del futuro”, puntualizó Samanez.

Ciudades con Futuro es una campaña organizada por RPP, con el compromiso de Enel y Lima Expresa, que busca promover la necesidad de ver a nuestras ciudades como espacios en los que podemos mejorar nuestra calidad de vida a través del cuidado del medio ambiente, la promoción de la economía circular y el impulso de una movilidad sostenible.