Docente David Asmat  y equipo de investigadores durante las pruebas del estudio “Residuos agroindustriales como potencial fuente de compuestos bioactivos para su aplicación en nanotecnología”.
Docente David Asmat y equipo de investigadores durante las pruebas del estudio “Residuos agroindustriales como potencial fuente de compuestos bioactivos para su aplicación en nanotecnología”. | Fuente: UPN

¿Sabías que existe un tipo de tecnología capaz de trabajar con la materia en tamaños increíblemente pequeños? Se le conoce como nanotecnología y en la actualidad nos beneficia en áreas como el cuidado de la salud, el medio ambiente y la industria energética. Por ello, estudiantes de la Universidad Privada del Norte (UPN) dirigidos por el docente David Asmat proponen el uso de residuos agroindustriales para la obtención sostenible de nanopartículas metálicas.

El profesor Asmat, coordinador del Grupo de Investigación en Ciencias Aplicadas y Nuevas Tecnologías (GICANT-UPN), viene promoviendo desde hace cinco años una sublínea de investigación en nanotecnología sostenible con potenciales aplicaciones industriales. “Estas van desde la remoción de metales pesados en tierras agrícolas y eliminación de bacterias en afluentes hídricos altamente contaminados, hasta textiles funcionales con capacidad de bloqueo de radiación UV y con potenciales características de inhibición de bacterias, hongos y virus como el SARS-CoV-2”, detalla el experto.

Además, la investigación ha dado buenos resultados, lo que los hace candidatos para la realización de transferencia tecnológica y aplicaciones a gran escala en el ámbito de las actividades hospitalarias.

En la investigación, el profesor Asmat es acompañado por los profesores Daniel Delfín, Luisa Juárez, Renny Nazario y Jesús Rojas. También cuenta con apoyo de universidades nacionales e internacionales como la Universidad de San Marcos y la Universidad Nacional de Trujillo, el Centro Brasileiro de Pesquisas Físicas (Brasil), la Universidad Complutense de Madrid (España) y el laboratorio INCABIOTEC (Perú), entre otros. De igual forma, ha recibido la asistencia de estudiantes y tesistas destacados en proyectos vinculados a las aplicaciones nanotecnológicas.

¿Cómo se obtienen las “nanopartículas verdes”?

Las nanopartículas metálicas se obtienen mediante un innovador procedimiento de “síntesis verde”, en el que se utiliza extractos de diversas fuentes orgánicas con alto contenido de metabolitos reductores o antocianos, que provienen de los desechos agroindustriales como orujo de uva, cáscara de arándano, residuos de alcachofa y otros.

Este metodología innovadora y sostenible reemplaza los procesos químicos convencionales, evita el incremento de los niveles de contaminación y disminuye en un 73% los costos de producción de coloides nanoparticulados.

El estudio concluye que la nanotecnología mediada por síntesis verde es una importante alternativa sostenible de desarrollo respecto a métodos clásicos contaminantes y costosos. “La experiencia del equipo que lidero ha hecho posible desarrollar metodologías que nos permiten obtener nanoestructuras metálicas muy similares a las obtenidas por métodos clásicos, contando ya con solicitudes de patentes. Es una motivación para involucrar la nanotecnología dentro de una economía circular, aprovechando los residuos agroindustriales”, puntualiza el docente Asmat.