Trabajo forzoso: ¿Quiénes son más vulnerables a ser víctimas en el Perú?
Según la OIT, 1 de cada 4 personas que son explotadas por individuos o empresas, son víctimas de explotación sexual forzosa. | Fuente: Copyright (c) 2020 Golubovy/Shutterstock. No use without permission.

El trabajo forzoso se produce cuando un ser humano somete a otro con el fin de explotarlo. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se trata de una de las más graves afectaciones a los derechos humanos, pues las víctimas son privadas de ejercer su derecho fundamental a la libertad de trabajo y además se denigra su dignidad humana.

Específicamente, el artículo 2.1 del Convenio 29 de la OIT, define el concepto de trabajo forzoso como “todo trabajo o servicio exigido a un individuo bajo la amenaza de una pena cualquiera y para el cual dicho individuo no se ofrece voluntariamente”. La OIT estima que en el mundo alrededor de 21 millones de personas son víctimas del trabajo forzoso: de ellas, 11,4 millones son mujeres y niñas, y 9,5 millones son hombres y niños.

¿Quiénes son más vulnerables a ser sometidos a trabajo forzoso?

Según la organización, el trabajo doméstico, la agricultura, la construcción, la manufactura y el entretenimiento se encuentran entre los sectores con más víctimas de trabajo forzoso. Además, los trabajadores migrantes y los pueblos indígenas son especialmente vulnerables a este tipo de explotación. Un dato relevante es que 1 de cada 4 personas que son explotadas por individuos o empresas, son víctimas de explotación sexual forzosa.

Causas y factores del trabajo forzoso

De acuerdo con la guía “Lo que necesitas saber sobre el Trabajo Forzoso” de la OIT, el trabajo forzoso es una problemática que guarda muchas causas detrás y que afecta especialmente a los grupos más vulnerables de la sociedad. Según esta entidad, las principales causas y factores asociados al trabajo forzoso son las siguientes:

- Pobreza: Las potenciales víctimas se encuentran en situación de pobreza o pobreza extrema, principalmente los grupos étnicos de la Amazonía Peruana.

- Empleo: Discriminación hacia los grupos vulnerables, falta de oportunidades para acceder a empleos y la existencia de ofertas laborales en empresas que operan de manera informal.

- Educación: Analfabetismo y no conclusión de la educación básica regular (secundaria).

- Normatividad: Legislación inadecuada y escaso cumplimiento de la ley.

- Información y difusión: Insuficiente información sobre el trabajo forzoso.

- Género: Actividades económicas específicas como trabajo doméstico o explotación sexual comercial.

- Migración: Personas que se encuentran lejos del país o de su zona de origen, con estatus legal irregular y que desconocen el idioma y los sistemas de protección de los derechos.

- Protección: Ausencia de un sistema integral de protección ofrecido por el Estado a las víctimas, así como inspecciones de trabajo insuficientes para prevenir y sancionar el trabajo forzoso.

¿Cómo combatir el trabajo forzoso?

La mejor forma de combatir el trabajo forzoso es difundiendo información relevante sobre el tema y denunciándolo oportunamente. El trabajo forzoso se encuentra tipificado en el artículo 129-O del Código Penal Peruano, el mismo que establece que se comete dicho delito cuando se “somete u obliga a otra persona, a través de cualquier medio o contra su voluntad, a realizar un trabajo o prestar un servicio, sea retribuido o no”.

Para erradicar el trabajo forzoso se necesita de un trabajo conjunto entre instituciones públicas, instituciones privadas, empleadores y trabajadores. En el Perú existe la Comisión Nacional para la Lucha contra el Trabajo Forzoso (CNLCTF) que emite políticas y acciones específicas para este problema crítico.

Además, existe el III Plan Nacional para la lucha contra el trabajo forzoso 2019 – 2022, el cual establece 5 ejes estratégicos para enfrentarlo: la prevención (eliminación de los factores de riesgos), la detección (identificación del delito), la atención y sanción (atención integral para las víctimas y sanción para los victimarios), la reintegración (restitución de derechos de las víctimas), y la gestión institucional (se coordina la ejecución de los ejes estratégicos de manera transversal).

RPP y CHS Alternativo organizan "Paremos el Trabajo Forzoso", una campaña que busca advertir e informar a la población sobre esas actividades que muchas personas realizan en contra de su voluntad y bajo engaños, intimidación o amenazas. Esta iniciativa tiene como fin, además, brindar información sobre cómo prevenir el trabajo forzoso y cómo actuar frente estos casos.