Luna
Los estudios han remecido el panorama científico mundial. | Fuente: NASA

Este lunes, la NASA ha anunciado mundialmente las pruebas inequívocas de la existencia de agua en la Luna, la cual incluso es mayor a la que se pensaba.

Gracias al uso del telescopio SOFIA desde la atmósfera de la Tierra, la agencia espacial ha logrado detectar moléculas de agua en la zona iluminada del astro. Aunque antes ya se había hallado la hidratación en el satélite, no se sabía hasta la fecha si eran moléculas de agua u otros compuestos formados también por oxígeno e hidrógeno, llamados hidroxilos.

Las moléculas descubiertas estaban presentes en las latitudes altas del sur del satélite con una abundancia de entre 100 y 400 partes por millón. Estaría almacenada en forma de cristales o granos entre la superficie.

¿Cómo llegó el agua?

La agencia espacial aún no sabe cómo ha llegado el líquido a este astro, pero mantiene hipótesis de ello.

“Sin una atmósfera espesa, el agua en la superficie lunar iluminada por el sol debería perderse en el espacio”, dijo Casey Honniball, la autora principal que publicó los resultados de su trabajo de tesis de posgrado en la Universidad de Hawaii en Mānoa en Honolulu. “Sin embargo, de alguna manera lo estamos viendo. Algo está generando el agua y algo debe estar atrapándolo allí".

Varias fuerzas podrían estar en juego en la entrega o creación de esta agua, de acuerdo con la NASA. Los micrometeoritos que caen sobre la superficie lunar, transportando pequeñas cantidades de agua, podrían depositar el agua en la superficie lunar tras el impacto. Otra posibilidad es que podría haber un proceso de dos pasos mediante el cual el viento solar entrega hidrógeno a la superficie lunar y provoca una reacción química con minerales que contienen oxígeno en el suelo para crear hidroxilo. Mientras tanto, la radiación del bombardeo de micrometeoritos podría estar transformando ese hidroxilo en agua.

A la par del estudio central del descubrimiento, existe otro que afirma que más allá de las regiones polares, existen bloques de hielo debajo de los cráteres.

"El origen del agua en la luna es una de las preguntas generales que estamos tratando de responder a través de esta y otras investigaciones", dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la Dirección de Misiones Científicas en la Sede de la NASA en Washington y autor de este texto. "Actualmente, los principales contendientes son los cometas, asteroides o pequeñas partículas de polvo interplanetario, el viento solar y la propia luna a través de la desgasificación de las erupciones volcánicas".

“Como nuestro compañero planetario más cercano, comprender los orígenes del agua en la luna también puede arrojar luz sobre los orígenes del agua de la Tierra, que sigue siendo una cuestión abierta en la ciencia planetaria”, agregó Hayne.

Aún es necesario descubrir el volúmen general del agua para saber si es explotable o no.

Este descubrimiento es vital en el marco del inicio de las operaciones de Artemisa, la misión con la que la NASA desea que la humanidad regrese al satélite. La misión principal con astronautas está prevista para 2024.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.