Neblina persistente sobre Pekín durante el confinamiento
Neblina persistente sobre Pekín durante el confinamiento. | Fuente: Europa Press 2020 | Fotógrafo:

Según un nuevo estudio publicado en la revista Science, aunque hubo una reducción dramática en la emisión de contaminación durante el confinamiento que superó con creces los esfuerzos del "Azul Olímpico" que China usó para combatir temporalmente la contaminación del aire antes de los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008, otros factores que involucran la química atmosférica compleja y las variaciones meteorológicas han compensado la influencia de la reducción de emisiones.

Esto ha llevado a un deterioro contraintuitivo en la calidad del aire en Pekín y otras ciudades del norte de China durante el cierre de actividad por el COVID-19.

Investigadores de Caltech y la Academia de Ciencias de China revisaron observaciones satelitales y terrestres de la región y realizaron simulaciones de modelos atmosféricos de última generación. Se centraron en las aproximadamente tres semanas entre el 23 de enero y el 13 de febrero cuando China cerró sus ciudades, primero en la provincia de Wuhan (en el sur de China), donde apareció por primera vez el nuevo coronavirus que causaba COVID-19, y luego en el resto del país, en un esfuerzo por frenar la propagación de la infección.

Durante ese tiempo, China experimentó reducciones de hasta el 90 por ciento de ciertos tipos de emisiones de gases, como el dióxido de nitrógeno (NO2). Pero sorprendentemente, durante el período de cierre se produjo simultáneamente una severa contaminación por neblina en el norte de China.

"Las actividades humanas detenidas durante la pandemia de COVID-19 en China nos proporcionaron un experimento único para evaluar la eficiencia de la mitigación de la contaminación del aire", dice en un comunicado Yuan Wang, científico investigador de Caltech y autor correspondiente del artículo de Science.

Wang y sus colegas compararon mediciones de contaminantes como NO2, dióxido de azufre (SO2), ozono y partículas finas con mediciones tomadas en años anteriores. En Pekín, que durante mucho tiempo ha luchado contra problemas de calidad del aire, los investigadores encontraron que los niveles de NO2 y SO2 fueron más bajos este año de lo que habían sido durante el mismo período estacional en los últimos seis años. Particularmente en el sur de China, otras ciudades mostraron reducciones similares en la contaminación.

Aunque se esperaban mejoras en la contaminación del aire provocada por un periodo de clausura que cerró la industria y detuvo el tráfico, los investigadores se sorprendieron al descubrir puntos calientes de ozono y partículas finas (que causan días "nebulosos") en Pekín y otras ciudades del norte de China. Para determinar qué sucedió, los investigadores realizaron simulaciones por computadora y descubrieron que una interacción compleja entre las emisiones, los patrones meteorológicos y la química atmosférica hizo contribuciones críticas a la formación de turbidez regional.

"Todos estos factores deben estar completamente desenredados para comprender la formación de bruma severa", dice Wang. "Esto nos muestra que los futuros planes de control de emisiones requerirán no solo reducir las emisiones, sino también tener en cuenta las variaciones meteorológicas".

Con información de Europa Press

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.