Teatro Municipal presentó en pre estreno el Réquiem de Verdi

Cantaron la soprano búlgara Radostina Nikolaeva, la mezzo-soprano italiana Elisabetta Fiorillo, el tenor norteamericano Gregory Kunde y el bajo búlgaro Orlin Anastassov.
RPP/Kike Narro

La Messe de Réquiem, composición sacra de Giuseppe Verdi, fue presentada en pre estreno en el Teatro Municipal, iniciando de esta manera el Festival de Ópera Alejandro Granda.

La estupenda función fue aplaudida de pie y por varios minutos dado el desempeño de la soprano búlgara Radostina Nikolaeva, la mezzo-soprano italiana Elisabetta Fiorillo, el tenor norteamericano Gregory Kunde y el bajo búlgaro Orlin Anastassov.

La Orquesta Sinfónica de la Universidad de Lima tuvo como director al maestro italiano Matteo Pagliari y además participó el Coro Nacional del Perú bajo la dirección del maestro Javier Súnico, quienes fueron aclamados por el respetable. Todos ellos tuvieron que salir hasta dos veces dado que los aplausos no cesaban.

La función se inició poco antes de las 8 de la noche con el teatro prácticamente lleno cuando aparecieron en el escenario los integrantes de la orquesta seguidos de los miembros del coro, los cantantes y el director.

El público obedeció la sugerencia de apagar los celulares, evitar tomar fotografías o filmar y no aplaudir hasta el final de la función que duró poco más de una hora. La acústica del Teatro Municipal era tal que hasta se oía el hojeo de las partituras por parte de los músicos.

El Réquiem de Verdi fue la composición perfecta para la cita, sobre todo porque estamos en Semana Santa y porque se trata de un servicio litúrgico de la Iglesia Católica. Esta misa es un ruego por las almas de los difuntos y tiene lugar justo antes del entierro o en las ceremonias de conmemoración o recuerdo.

Esta obra de Verdi fue compuesta para el aniversario de la muerte de Alessandro Francesco Tommaso Manzoni  quien fue uno de los mejores poetas y escritores italianos. Comenzado a varias manos para Rossini, el Réquiem fue abandonado antes de ser retomado por Giuseppe Verdi. Fue estrenado en Milán, el 22 de mayo de 1874, en el ámbito de los actos recordatorios del primer aniversario de la muerte de Manzoni, en la Iglesia de San Marcos, bajo la dirección del autor.

Las funciones oficiales de esta puesta en escena serán el 19 y 21 de los corrientes en el Teatro Municipal.