García fue el primer miembro de su partido, el APRA, en convertirse presidente del Perú. | Fuente: ANDINA

Alan García Pérez, fue presidente constitucional del Perú, entre el 28 de julio de 1985 al 28 de julio de 1990. Este primer gobierno fue sinónimo de interminables colas, de paquetazos e hiperinflación.

Primera gestión del líder aprista

García fue el primer miembro de su partido, la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) en llegar a la presidencia, con 36 de edad, el más joven en asumir ese alto cargo.

Según cifras del Banco Central de Reserva, la inflación durante su primer mandato al frente del país, llegó a 2.178.482%. Estadística, que sólo ha sido superada por el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que ha llevado a miles de venezolanos a formar parte del éxodo más grande de Latinoamérica. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha estimado que la el país llanero llegó a los 10'000,000% de hiperinflación.

Lo que provocó la hiperinflación durante el primer gobierno de Alan García se extendió por años. | Fuente: ANDINA

La peor inflación

Alan García tenía como meta controlar la inflación. Decidió aumentar el precio de los combustibles y de algunos productos básicos, de primera necesidad. Para evitar el choque, el gobierno compensó las alzas con subsidios estatales. La gasolina subió en 30%, la electricidad en 12% y los alimentos como la leche, el maíz y el arroz también registraron incrementos en sus costos.

Ante la falta de reservas internacionales, el Estado peruano empezó a imprimir más dinero, a dar más subsidios, se ordenó alzas de sueldos, lo que finalmente significó el aumento de la inflación.

El dinero de los peruanos no valía, el déficit fiscal y la inflación se dispararon. Los cambios en los precios se daban en cuestión de horas, los productos de consumo básico costaban más de 50% más caro el martes respecto al lunes por ejemplo.

En octubre de 1987, el gobierno de García Pérez devaluó el inti en 24%. El anuncio de los paquetazos continuaban, y al finalizar ese año, la crisis y recesión económica ya eran evidentes. A falta de dólares, el Banco Central no pudo controlar el alza de la tasa de cambio.

Es así que García decide recurrir a préstamos del FMI y al Banco Mundial, que pidieron el pago anticipado de las moras, por US$ 1,500 millones. Entonces el 6 de setiembre de 1988, para detener la inflación y la crisis económica, se anuncia el shock económico. El Plan Cero empeoró la situación, y la inflaicón pasó a ser una hiperinflación, los precios subieron 114%.

21 años después, Alan García retomó en 2006 el poder en el Perú. | Fuente: DIFUSIÓN

Intento de estatización de la banca

En 1987, la idea de estatizar la banca se formuló debido a que los empresarios, pese a beneficiarse del programa de la política heterodoxa en marcha durante los primeros dos años de gobierno, no invertían en el país. La medida fue anunciada en el mensaje a la nación del 28 de julio de 1987. Según García, era necesario “democratizar” el crédito y, como el sector privado no estaba dispuesto a asumir esa tarea, el Estado debía tomar las riendas.

Sin embargo, sólo dos comisiones interventoras se activaron, la del Banco de Crédito y la del Banco Wiese, pero en la práctica fue otro fracaso de las medidas adoptadas por García Pérez.

Junto a Perú, Bolivia, Nicaragua y recientemente Veneuela, son los países con mayor hiperinflación en Latinoamérica de la historia. | Fuente: EL CASO GARCÍA

La segunda oportunidad

Alan García volvió a convertirse en presidente del Perú en el 2006 y en esta segunda oportunidad que le dio el pueblo peruano intentó reivindicarse en lo que respecta a su política económica.

En su segundo gobierno, García se caracterizó por promover la inversión extranjera y local, y mantener la política de integración comercial a nivel global promoviendo la firma de nuevos Tratados de Libre Comercio (TLC) con otras economías.

Fuerte crecimiento

En esos cinco años del segundo Gobierno de García, la economía creció de manera importante y sostenida, en parte gracias al boom del precio de los metales a nivel internacional. Y el líder aprista tuvo la suerte de dirigir el barco justo en el pico de esa ola.

El PBI creció casi 8% en su primer año (2006) y para los dos años siguientes, bordeó el 9%; aunque por efectos de la crisis mundial, en 2009 se creció en 1,12% y en 2010 se elevó a 8,78%. En promedio, el PBI creció durante los cinco años en 7.2%.

Vale recordar que en medio de la crisis económica mundial del 2008 que sacudió a los principales mercados del mundo, la economía peruana se mantuvo sólida, gracias a la confianza del sector empresarial.

El gobierno dejó unas reservas internacionales netas por US$ 47.059 millones, según el Banco Central de Reserva (BCR).

Tratados de Libre Comercio

El expresidente Alan García mantuvo la política de apertura comercial de su predecesor Alejandro Toledo. En su Gobierno se firmó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos a los que siguieron los realizados con Chile, China, Canadá, Singapur, la EFTA (Suiza, Liechtenstein, Islandia y Noruega), Tailandia, Corea del Sur, México y la Unión Europea.

Esta apertura comercial permitió que las exportaciones peruanas tanto tradicionales como no tradicionales vivieran una etapa de bonanza.
El crecimiento económico de ese quinquenio y los programas sociales también permitieron que la pobreza en el Perú se redujera de 49% en el 2006 hasta 27.8% en el 2011, año en el que tomó la posta el expresidente Ollanta Humala.

Sin, embargo durante su segundo Gobierno el expresidente tuvo que enfrentar un gran número de conflictos socio ambientales en las zonas de influencia donde se desarrollaban los proyectos mineros, de hidrocarburos o eléctricos.

Con información de BBC, Wikipedia, EFE, Andina, El Peruano.

¿Qué opinas?