Para el gremio empresarial contratar a un joven sin experiencia representa un costo superior por el periodo de aprendizaje que requiere.
Para el gremio empresarial contratar a un joven sin experiencia representa un costo superior por el periodo de aprendizaje que requiere. | Fuente: ANDINA

El proyecto de ley de la congresista Rosa Bartra, que creaba una modalidad de prácticas no remuneradas para estudiantes de institutos técnicos, tendrá una pausa para su mayor debate, sin embargo, los propios empresarios se han mostrado en contra de esta iniciativa.

Falta mayor debate

El presidente de la Cámara de Comercio de Lima, Mario Mongilardi, sostuvo que el proyecto, aprobado en primera votación en la Comisión permanente, necesita una mayor y profunda reflexión, debido a que todo tipo de trabajo debe ser remunerado.

“Nosotros no creemos que un trabajador por más joven que sea no reciba una retribución por un trabajo realizado, creemos que todos los peruanos tenemos el derecho de recibir una retribución a este trabajo”, comentó a RPP Noticias.

Desarticulación

Sin embargo, el proyecto pone sobre la mesa un problema latente: La dificultad de los jóvenes para conseguir empleo. El ex ministro de Trabajo, Daniel Maurate, menciona que la desconexión entre la formación académica y lo que realmente necesitan las empresas es el principal problema.

“Nosotros tenemos 62% de inadecuación ocupación, es decir que los jóvenes están trabajando en cosas que no estudiaron y esos no los hace empleables, eso los hace incompetentes”, advirtió.

Las cifras son contundentes sobre todo en un periodo de desaceleración. El empleo formal entre los jóvenes de entre 14 a 24 años cayó 1.1% a nivel nacional en el 2017, es decir, se eliminaron 4,300 puestos de trabajo, según el INEI. Mientras que casi 53,000 trabajadores con estudios técnicos perdieron su empleo.

Sin experiencia , más caro

El problema para las empresas, según el presidente de la Cámara de Comercio de Lima, es que contratar a un joven sin experiencia representa un costo mayor, debido al periodo de aprendizaje que necesitará ese trabajador antes de adaptarse.

“Nosotros en el sector formal tenemos unos sobre costos tan altos que no podemos darnos el lujo de contratar a gente que no tiene las capacidades y la experiencia en la labor que va a realizar. Es decir, si yo tengo que contratar a alguien con todos los beneficios sociales que esto significa para enseñarle, la verdad no me es negocio”, anotó el empresario.

La otra limitante es la burocracia. La ley vigente ya establece modalidades formativas remuneradas para justamente promover la contratación de estos jóvenes, sin embargo, el abogado laboralista Germán Lora señala que los trámites son tan engorrosos que las empresas no lo utilizan.

“Por qué no funciona la modalidades formativas en el Perú, es la cantidad de trámites que existen para realizar una modalidad formativa, no es si se les paga o no, ese no es el problema, el problema de no tener una modalidad formativa que sea atractiva para las empresas para que puedan utilizar y ver la capacitación de los jóvenes no pasa por pagarle 850 al joven”, señaló el abogado.

Según el proyecto ley el tiempo de duración de las prácticas profesionales no pagadas, no podrá exceder de un total de 448 horas distribuidas en un periodo máximo de 3 años.
Según el proyecto ley el tiempo de duración de las prácticas profesionales no pagadas, no podrá exceder de un total de 448 horas distribuidas en un periodo máximo de 3 años. | Fuente: ANDINA