Trabajadores
A setiembre del 2022 hubo 418 nuevas protestas laborales. | Fuente: Andina

Cinco de cada diez gerentes de recursos humanos creen que la conflictividad laboral se elevará el próximo año 2023, a raiz de factores internos entre el trabajador y el empleador y los factores externos.

Los resultados se reportaron en el Primer Informe de Conflictividad Laboral en las Empresas Privadas, elaborado por la firma Vinatea y Toyama.

El estudio muestra al 53 % de encuestados con ua posición a favor del incremento de los conflictos laborales, mientras que el 34 % consideró que los índices se mantendrán igual y el 12 % espera una reducción de los conflictos.

¿Por qué se elevarán los conflictos?

Para Jorge Toyama hay dos tipos de causas, las internas y las externas. En el caso de las primeras se produce por la mala comunicación entre el empleador y sus trabajadores; además de las presiones sindicales de los segundos por beneficios laborales y aumento de sueldos.

“Estos resultados dan cuenta de un entorno laboral complejo para los empleadores y los líderes de gestión humana y que requerirá priorizar acciones muy eficaces de gestión humana para afrontarlos”, puntualizó Toyama.

Toyama también detalló que actualmente se vive un ambiente de alta conflictividad y eso se puede observar con el aumento de protestas, incluso se estima que por cada 36 trabajadores se produce al menos un reclamo laboral.

A setiembre del 2022 hubo 418 nuevas protestas laborales y desde junio, la tendencia continúa de forma creciente.
“Al analizar todas estas cifras, vemos que para el 2023, las perspectivas de mayor conflictividad se elevan, lo cual indica que el contexto global de crisis política y económica del país afecta el día a día de las empresas y obliga a los líderes de las empresas a prepararse para afrontarla”, puntualizó.