Los cibercriminales encuentran la manera de robar contraseñas bancarias de los usuarios, ya sea a través de campañas de phishing, SMS o por teléfono. Sin embargo, hay formas de prevenirlo.

La clave es reconocer el comportamiento de la entidad financiera.