COVID-19
Solo 13 países han evitado la crisis sanitaria. | Fuente: Portal Centro Johns Hopkins

Solo 12 países en el mundo no habrían registrado casos de COVID-19: Palaos, Micronesia, Islas Marshall, Nauru, Kiribati, Islas Salomón, Tuvalu, Samoa, Tonga, Vanuatu, Corea del Norte y Turkmenistán.

La mayoría de estos comenzó a cerrar sus fronteras apenas iniciada la pandemia, pero, ¿cuál ha sido el costo?

Pese a que no hayan reportado positivos por el virus, estas naciones sí se habrían visto afectadas económicamente.

Palaos

En el caso de Palaos, país en el que se ordenó el cierre de fronteras desde marzo, el 40% de su PIB se debe al turismo.

La paralización de este sector ha impactado fuertemente a la industria hotelera, pues antes llegaban cerca de 90 mil turistas, cinco veces más que la población. Ahora sus únicos huéspedes solo los mismos residentes que regresan de otro país y deben guardar cuarentena.

De acuerdo con BBC Mundo, el gobierno de dicho país habría ofrecido apoyo financiero a los residentes. Además, en septiembre reanudarían los viajes aéreos esenciales, pero para muchos negocios, la medida podría llegar tarde.

Islas Marshall

La isla ubicada en el Océano Pacífico podría perder más de 700 puestos de trabajo debido a la recesión que genera la COVID-19, esta sería la mayor caída desde 1997.

De ese total, se calcula que 258 trabajos estarían relacionado al sector de hoteles y restaurantes, pues la mayoría de sus visitantes llegaban de Asia, del Pacífico o de Estados Unidos.

Otro sector fuertemente afectado sería la industria pesquera que caería un 30%, pues para mantenerse libres de la pandemia se prohibió que los barcos que hayan estado en países infectados ingresen a sus puertos.

Las exportaciones relacionadas a la pesca habrían caído un 50% en estas islas, según un informe estadounidense.

Vanuatu

Se espera que el PBI de Vanuatu caiga un 10%, lo que sería la peor cifra de la nación desde su independencia en 1980.

Pese a que el cierre de fronteras los ha afectado económicamente, aún no piensan aún salir del confinamiento.

"La mayoría de los habitantes (de Ambae, capital de Vanuatu) prefiere que la frontera se mantenga cerrada el mayor tiempo posible", indicó Len Tarivonda, director de salud pública del país.

Se estima que el 80% de la población vive fuera de las ciudades y la economía "formal", son agricultores y dependen básicamente de la economía local.

Pese a que el 35% su economía proviene del turismo, la población aún no se siente segura con una posible reapertura pues la mayoría reside en pueblos rurales que carecen de atención médica permanente.