La contracción de la inversión pública afectó el crecimiento de mayo. | Fuente: Andina

Los motores del país se han apagado. En mayo la economía creció apenas un 0.63%, luego de que en abril se experimentara un frenazo (0.02%), ante la contracción de sectores clave como la minería o la construcción.

El sector de minería e hidrocarburos, uno de los de mayor peso en la medición del PBI, se contrajo 1.54%, la pesca retrocedió 26.79% y la manufactura primaria cayó 18.65%. Es decir, los sectores primarios continuaron en terreno negativo, según el reciente informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

El problema ahora es que los sectores más intensivos en contratación de personal también se han debilitado. La construcción se contrajo 0.30% en mayo, después de alcanzar una expansión de 8.73% en abril, debido principalmente a la caída de la inversión pública registrada en el quinto mes del año (-31%).

La manufactura no primaria también se contrajo en mayo (-0.15%), por una desaceleración de los rubros asociados a las exportaciones. Y el panorama en el plano externo no se ve muy alentador debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Expectativas positivas

Sin embargo, el Ministerio de Economía y Finanzas sostiene que, para junio, diferentes indicadores de actividad económica muestran que el crecimiento del PBI se habría acelerado significativamente, por lo que se prevé que un crecimiento más cercano al potencial de 3,5%.

“En efecto, la producción de electricidad pasó de crecer 3% en abril a 4.1% en promedio entre mayo y junio 2019. Asimismo, el desembarque de anchoveta se recuperó de las caídas registradas en abril (-89.8%) y mayo (-36.2%) y creció 19.7% en junio”, precisa el MEF.  

Por su parte, la inversión pública del gobierno general aumentó 21.4% en términos reales en junio, luego de una contracción en mayo (-14.4%) y el consumo interno de cementó habría crecido 8.8%, mayor a lo registrado en mayo (4.3%) y abril (2.5%).  

Asimismo, el empleo adecuado en Lima Metropolitana registró la tasa de crecimiento más alta de los últimos 2 años (3.9%, equivalente a 117 500 personas) para el trimestre abril-mayo-junio.

“Para los próximos meses, se espera que la actividad económica continúe acelerando su ritmo de crecimiento, siendo la inversión privada el factor que apuntalará dicha recuperación, principalmente por el impulso de grandes proyectos que iniciaron construcción en 2018”, agregó el MEF.

Asimismo, la inversión pública que en junio registró la tasa más alta del año será un factor clave en este proceso de recuperación del crecimiento, tras la disipación de choques temporales que afectaron a la economía en el primer semestre.

¿Qué opinas?