Economía estadounidense
El PIB real del tercer trimestre está el 3,4 % por debajo del nivel del correspondiente al último trimestre de 2019. | Fuente: Reuters

La economía estadounidense creció el 7.5 % en el tercer trimestre del 2020, un rebote extraordinario tras el desplome registrado entre abril y junio, pero estaría perdiendo impulso a medida que acaba el año.

De acuerdo con el Departamento de Comercio, la economía creció a una tasa anual del 33.4 % en el tercer trimestre. El repunte fue ligeramente superior al esperado por los economistas, que proyectaban un crecimiento del 33.1 % anual.

Esa aceleración de la economía entre julio y septiembre se produjo después del desplome del 31.4 % registrado entre abril y junio, la mayor contracción desde que se empezaron a registrar estos datos en el país en 1947.

Ese cambio se debió en parte a la reactivación de la actividad ante la bajada de casos de COVID-19 en verano, y a los efectos del paquete de estímulo aprobado en marzo por el Congreso, valorado en US$ 2,2 billones y que fue el mayor de la historia del país.

"El aumento en el PBI del tercer trimestre reflejó esfuerzos continuos para reabrir los negocios y reanudar actividades que se pospusieron o restringieron debido a la COVID-19", indicó el Departamento de Comercio en su informe.

En tanto, el gasto de los consumidores, que supone dos tercios de la actividad económica en el país, se disparó un 39 % entre julio y septiembre, incluyendo las inversiones privadas.

Peores perspectivas para fines del 2020

Sin embargo, el PBI real del Estados Unidos en el tercer trimestre está el 3.4 % por debajo del nivel registrado en el último trimestre de 2019.

Según Marketwatch, todo apunta a que el crecimiento económico se ha ralentizado en el último trimestre del año: los economistas esperan que la economía crezca entre octubre y diciembre a una tasa anual del 3.5 %.

Cabe indicar que las ventas al por menor se redujeron el 1.1 % en noviembre, su mayor caída en siete meses, en un momento en el que normalmente sube el consumo por fiestas de fin de año.

Asimismo, las solicitudes de subsidio de desempleo aumentaron la semana pasada, en un momento del año en el que normalmente aumentan las contrataciones.

Con información de EFE.