El Viernes Negro empezó en Estados Unidos y los vendedores hacen una serie promociones con el fin de incrementar sus ventas en tiempos aún marcados por la crisis financiera internacional. Este año, sin embargo, la campaña se ha trasladado a Internet.

Este esperado evento norteamericano si bien es motivo de alegría para los consumidores, no ocurre así con empresas con el gigante minorista Wall-Mart, que tuvo un desplomo en más de un 5% en sus acciones.

El 'Viernes Negro' ofrece a los miles de interesados descuentos increíbles que en muchos casos generan malestar en los compradores, quienes pueden llegar a pelearse por obtener alguna de las ansiadas ofertas.

"Tienes que elaborar un plan para este fin de semana", asegura el analista de Barclays Capital, Robert Drbul a The Wall Street Journal. "No es fácil. Muchas de las promociones son tácticas y están bien diseñadas".

De acuerdo a datos de la Nacional Retail Federation, 134 millones de personas realizarán alguna compra para el esperado día, cifra que elevaría el número de personas en 4,7% frente al 2008.

Internet también tiene un papel protagónico para los días posteriores al de Acción de Gracias, por ello, la importancia del 'Viernes Negro' ha disminuido en favor del 'Ciber Lunes'.

Esta fecha ha logrado una gran relevancia, por ello las tiendas de venta en línea aprovechan el momento para adelantarse, como el caso de Amazon.com lazando su 'Black Friday Deals Week', una campaña que indica el tiempo restante para el cierre de una venta y el porcentaje de lo vendido. Con ello, se pretende crear en los consumidores una sensación de urgencia que los haga apresurarse con las compras.

De acuerdo a un informe de Shor.org, dos de las herramientas más efectivas y baratas para lograr mejorar las promociones de productos por Internet, son las populares redes sociales, Facebook y Twitter, sitios que se han impuesto en la red de redes como vías para brindar información de manera masiva.