EE.UU.: FED dividida inició reunión y alza de tasas sería postergada

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, y el comité que decide la política monetaria estadounidense encaran divididos hasta mañana miércoles una reunión para analizar la situación económica y decidir una posibles subida de su tasa clave.
FED EE.UU.
Una dividida FED decide sobre las tasas de EEUU y no se esperan cambios. | Fuente: REUTERS

La Reserva Federal (FED) de Estados Unidos inició este martes una reunión sobre política monetaria de dos días en Washington, con notables divisiones internas y mensajes contrapuestos, entre los favorables a una subida de tasas de interés en EE.UU. y aquellos que abogan por postergar la decisión a la espera de mayores señales de consolidación.

Dos meses atrás afloraron los desacuerdos sobre la inflación en la Reserva Federal (FED) de Estados Unidos y la expectativa es que por sexta vez las mantenga intactas.

Dijo antes. Desde la reunión del Comité de Política Monetaria de la FED (FOMC) hace siete semanas, la economía estadounidense parece estar más débil de lo que esperaba entonces la presidenta de la FED, Janet Yellen, cuando dijo que la posibilidad de un aumento de tasas se había "fortalecido".

Nuevas proyecciones. Las autoridades de la Reserva Federal se aprestan esta semana a recortar nuevamente sus proyecciones sobre cuánto deberían incrementarse las tasas de interés en una economía donde la actividad, la producción y la inflación avanzan a un ritmo menor que el de décadas pasadas.

Aún hay dudas. Nuevamente el banco central estadounidense se vería forzado a admitir que sus proyecciones sobre la llamada "tasa neutral" fueron demasiado optimistas, lo que generaría dudas sobre la salud de la economía en los próximos años.

Mantendría tasas estables. La FED no ha subido sus tasas en lo que va del 2016, pese a que indicó en diciembre que esperaba aplicar el ajuste monetario cuatro veces este año y otras tres veces más en el 2017, ya que decidió mostrar cautela ante la desaceleración del crecimiento global, la volatilidad del mercado financiero y la débil inflación estadounidense. La tasa se mantiene entre 0.25% y 0.50%.

Con información de AFP, EFE y REUTERS.