Las opiniones o informe de estos trabajadores son presentados directamente al personal de dirección, contribuyendo a la formación de las decisiones empresariales. | Fuente: GETTY

Aquellas personas que ejercen cargos de gerentes de una empresa ya no tendrán derecho a recibir una indemnización si el empleador le retira su confianza y las despide, así lo acaba de establecer el VII pleno jurisdiccional de la Corte Suprema en materia laboral y previsional.

Adiós confianza

Según explica la Corte Suprema, el trabajador solo podrá acceder a ese derecho laboral ante un despido arbitrario, si al ingresar a la compañía realizaba funciones ordinarias pero que con el tiempo accedió a un cargo de confianza o dirección dentro de la misma empresa o institución privada.

El laboralista, César Puntriano, Socio del Estudio Muñiz, añadió que en el caso de los trabajadores de dirección o de confianza en entidades públicas, la ley vigente ya establecía que ante el retiro de la confianza o la remoción de dicho cargo no se genera indemnización alguna.

Puntriano agregó que en el caso de los trabajadores que han venido desarrollando labores comunes u ordinarias y luego son promovidos a cargos de dirección o de confianza, una vez que se les retire la confianza o sean removidos de dichos cargos, sí les corresponderá el pago de la indemnización por despido arbitrario.

“También les corresponde el pago en caso su empleador les impida reincorporarse a su antiguo puesto de trabajo; o cuando el propio trabajador opte por no reincorporarse a su antiguo puesto de trabajo”, dijo.


0 Comentarios
¿Qué opinas?