Machu Picchu
Dos millones de dólares diarios podría perder una de las maravillas del mundo. | Fuente: Andina

La huelga en Machu Picchu que iniciará este 28 de noviembre, de parte de los trabajadores de la Dirección Desconcentrada de Turismo del Cusco podría generar pérdidas de hasta US$ 2 millones diarios, según la ASociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno (Apotur).

Los manifestantes piden la derogatoria de la norma que transfiere los ingresos económicos generados por este destino turístico y otros al tesoro público.


El sindicato reclama que, si los recursos obtenidos por la ciudadela van al Ejecutivo, y luego este hace un reparto del presupuesto entre otros lugares turísticos del país, no va a alcanzar para hacer labores de conservación e investigación que necesita la ciudadela.

Por ese motivo, Apotur consideró que la norma pone en riesgo tanto este yacimiento de patrimonio universal, como otros de la región, como Ollantaytambo o Pisac.

Quiñones indicó que, desde su sindicato, han intentado que la huelga no se produzca y han sido pacientes" con las autoridades, pero que los ministerios de Economía, Cultura y Comercio Exterior y Turismo "hacen caso omiso" a sus demandas.

Sin embargo, al paralizar las actividades, miles de turistas que ya adquieron sus entradas para visitar el recinto podrían verse afectados, generando fuertes pérdidas económicas.

Según Enrique Quiñones, presidente de Apotur, esto es un "boicot al sector", iniciado por la ahora ex ministra de Trabajo Betsy Chávez.

Suspenden venta de boletos en trenes

El anuncio no solo de estos trabajadores, sino también de organizaciones cuzqueñas que exigen la segunda reforma agraria, provocó que el concesionaro Ferrocarril Trasandino y PeruRail suspendan las operaciones con destino a Machu Picchu.

Por su parte, el director general de Casa Andina Juan Stoessel advirtió pérdidas por encima del millón de dólares; sin embargo, su preocupación recae en la mala imagen generada ante los ojos del mundo, que espantarán al turista.