foto
Los mercados de abasto lograron protagonismo durante los meses del estado de emergencia, según último informe de Kantar | Fuente: RPP

Las últimas semanas se volvieron desafiantes para la industria de consumo masivo, a raíz del confinamiento causado por el coronavirus en Perú, que obligó a los hogares a adaptarse al nuevo contexto, transformando sus hábitos de compra.

Precisamente, en este contexto, los mercados de abasto fortalecen su posición por su oferta en frescos, percepción de precios accesibles y surtido.

La fuerza de los mercados

Según el último reporte de Kantar, durante los dos primeros meses de aislamiento social obligatorio, los mercados han mantenido niveles de gasto por encima del 30% todas las semanas y en las principales canastas de consumo.

Incluso, solo durante ese lapso del confinamiento los mercados han ganado 115 mil nuevos hogares compradores.

Los hogares buscan abastecerse en los mercados de abasto donde van por frescos y terminan comprando el resto de las categorías, ya que muchos compradores perciben que el precio y surtido es mejor que en otros canales.

Sin embargo, no les fue tan bien a las bodegas, pues tuvieron mayores dificultades durante el arranque del aislamiento social decreciendo 11% en valor, versus los primeros meses del año. Además,se observa una migración de los hogares de bodegas a los mercados principalmente.