Hay más de un millón de jóvenes de entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan en el Perú, según el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), pero en ¿qué lugares se encuentran?

La región con mayor número de “ninis” es Callao, con un 25.1%. Le siguen, Lambayeque (23.1%), Tumbes (22.3%), Tacna (21.3%), Arequipa (21.1%) y Lima (20.8%).

Asimismo, solo entre Lima y Callao suman un total de 576.659 jóvenes “ninis” (42.3% del total). En términos globales en el Perú el 18.9% de los jóvenes de entre 15 y 29 años se encuentran en esta situación de alta vulnerabilidad.

De esta cifra, quienes viven en una situación crítica son las mujeres. La proporción de mujeres que no estudia ni trabaja (62.4%) es casi el doble que la de los hombres (37.6%).

Maria José Gómez, directora de la Fundación Forge Perú y especialista en temas de empleo y género, menciona que “ El típico perfil de una mujer nini es una joven, entre 18 y 24 años, que no pudo continuar estudiando una vez culminada la secundaria y que tampoco está trabajando. Este elevado número de mujeres nini en nuestro país que no genera ingresos propios tiene su origen en la distribución social de los roles asignados a hombres y mujeres.”

Según datos de la última ENAHO, las mujeres peruanas dedican 39 horas con 28 minutos semanales a tareas no remuneradas (25 horas más que sus pares masculinos) lo que les deja menos tiempo para realizar trabajos remunerados, a los que les dedican una media de 36 horas semanales y de los que requieren una flexibilidad y carga laboral que las aboca a trabajos informales y generalmente precarios, sobre todo si hablamos de mujeres de los quintiles socioeconómicos más bajos.

 “En el sector informal, INEI señala que el 75,9 % de las mujeres peruanas que trabajan lo hacen en el sector informal. La calidad de estos trabajos en los que participan las mujeres es inferior comparada al de los hombres. Las mujeres se ocupan principalmente en microempresas, y de los sectores considerados “feminizados” que son más precarios. Además, un alto porcentaje de ellas trabaja en pequeñas empresas con mayor tendencia a la informalidad, señala la especialista.

 

Los jóvenes son los más afectados con el desempleo en el país. | Fuente: Andina
¿Qué opinas?