Peña ha dicho a periodistas que el Gobierno argentino ha cometido errores, pero que el país va en la dirección correcta. | Fuente: REUTERS

El peso argentino caía un 18.8 por ciento el jueves a un mínimo de 42 por dólar, tras la decisión del Banco Central de subir las tasas de interés, lo que provocaba pérdidas generalizadas en activos de mercados emergentes.

El desplome se producía a pesar de que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, anunció que se acelerará una reducción del déficit fiscal para traer tranquilidad a un mercado que desde mayo ha estado bajo presión.

Desplome del peso

El banco argentino elevó las tasas a un 60 por ciento desde un 45 por ciento, en un intento por controlar una inflación de un 31 por ciento anual y el desplome de la a moneda alcanza nuevos mínimos históricos a diario.

Los movimientos ocurren un día después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió políticas monetarias y fiscales más sólidas en respuesta al colapso del peso, que ha perdido un 52.2 por ciento de su valor frente al dólar en lo que va del año.

A pesar de firmar un acuerdo de financiación de 50,000 millones de dólares con el FMI este año, al presidente Mauricio Macri le ha costado convencer a los mercados de que puede estimular el crecimiento económico mientras reduce el déficit fiscal y combate la inflación.

Monedas emergentes

El peso llegó a caer hasta las 42 unidades el jueves, un mínimo histórico y con mucho la mayor baja en medio de la debilidad general de las monedas de América Latina.

Aún así, el índice bursátil de referencia, el Merval, subió un 2.1 por ciento, impulsado por las empresas orientadas a la exportación que se beneficiarían de un peso más bajo.

El real brasileño era la segunda moneda que más perdía de América Latina, ya que además sufría el efecto de la creciente preocupación por las elecciones presidenciales de octubre.

0 Comentarios
¿Qué opinas?