Dólar
De acuerdo con Bloomberg, el tipo de cambio cotiza a S/ 3.85 a nivel interbancario este jueves. | Fuente: Andina

En las últimas dos semanas el precio del dólar ha registrado una fuerte alza de más de 2% en el mercado peruano, y hoy ya supera los S/ 3.80 a nivel interbancario.

La cotización del dólar ha llegado a su nivel más alto en cerca de tres meses, pero ¿a qué se debe esto?

El economista de la Universidad del Pacifico, Omar Azañedo Sayán, precisa que este incremento en el tipo de cambio está relacionado a diversos factores.

Azañedo explica que la volatilidad de la divisa está relacionada principalmente a factores externos, es decir, la situación de la economía global.

"Estamos en un escenario en el que la crisis económica global se siente y se han pronunciado muchas instituciones proyectando que esta crisis se puede agravar. Tenemos una inflación que es un fenómeno global, una subida de precios generalizada", comentó.

Esta crisis económica mundial generada por la pandemia ahora se está agravando por el conflicto entre Rusia y Ucrania.

"Este conflicto agrava las cadenas globales de suministros, el comercio exterior, sube el petróleo, sube el flete internacional y local", agregó.

Además de esto, el dólar también se ve impulsado por factores internos como la inestabilidad y el ruido político, que generan incertidumbre en los agentes económicos.

"Los (factores) internos lo que suelen hacer es que estas subidas y bajadas sean más drásticas", precisó.

El economista recordó que el sol peruano no es la única divisa de la región que se está viendo afectada por la volatilidad del dólar, pues otras monedas como el real brasileño y el peso colombiano también se están depreciando.

"Las diferencias quizás son los momentos o la volatilidad, que los cambios sean más o menos drásticos en cada uno de los países", anotó.

Azañedo comentó que ante esta situación es importante que el Gobierno comience a priorizar medidas que apoyen a la recuperación económica y apoyen a la generación de empleos.

El especialista sostiene que algunas medidas como la exoneración del IGV o la reducción del ISC no están teniendo un impacto real, pues las reducciones de los precios son mínimas frente al alza de los productos.