Minería informal
Desde que se creó la ley el 2002, poco más de 10 mil completaron el proceso de formalización.

Desde que se creó la Ley de Formalización y Promoción de la Pequeña Minería y Minería Artesanal, solo 10 600 lograron completar su proceso de inscripción, según un estudio "Las economías criminales y su impacto en el Perú", realizado por Ricardo Valdés, Carlos Basombrío y Dante Vera.

Dicho estudio muestra un reporte del Ministerio de Energía y Minas que explica que estos 10 600 formalizados, hasta abril de este año, representan el 11% de los que se han inscrito para iniciar este proceso que son un total de 88 041; a pesar que en la actualidad hay 300 mil y 500 mil personas dedicadas a esta actividad.

Proceso de formalización

Aunque la ley para formalizarlos se hizo con el objetivo de regular esta actividad, ha llegado prórroga tras prórroga que no ha permitido culminar con el problema tras más de una década.

En el 2017 se creó el padrón de Reinfo, dos años después se reabrieron las inscripciones hasta el 2021, pero a finales de este año se prorrogó hasta el 2024.

Los interesados en la formalización deben cumplir con varios requisitos como tener un Instrumento de Gestión Ambiental y Fiscalización para la Formalización de Actividades de Pequeña Minería y Minería Artesanal, además de presentar el contrato de concesión con el titular de la zona en la que operan.

Mineros informales en proceso de formalización continúan siendo un problema

Sin embargo, esta situación genera un problema medioambiental, advierte Dante Vera a Perú 21. Según la norma, los inscritos que no alcanzaron a formalizarse en el plazo debieron quedar suspendidos y sacados del registro, pero ante la ampliación se crea una especie de escudo para los que están en proceso de formalización.

"Lo que sucede con los inscritos es que tienen una especie de protección porque basta que tengan el certificado de inscripción para que no puedan ser investigados por delito ambiental. Es decir, los mineros ilegales están usando de una manera delictiva este registro porque la ley no los saca del padrón, sino que los ampara para que sigan cometiendo actividades ilícitas”, advierte Vera.