Foto: EFE (Referencial)
El Gobierno venezolano indicó hoy que 96 altos usuarios de electricidad de Caracas se quedarán sin servicio el lunes por no haber logrado reducir su consumo en al menos un 20 por ciento como lo solicitaron las autoridades.

El vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua, dijo que se trata de que todo el mundo, y especialmente quienes tienen altos consumos, colaboren para paliar el problema de generación eléctrica causado por la sequía más fuerte registrada en el país desde 1947.

Jaua dijo que la mayoría de las industrias y comercios ha disminuido el consumo aunque no en el porcentaje necesario y anunció que el Gobierno estudia "dar facilidades" a esos sectores para que compren sus propias plantas generadoras de electricidad.

El funcionario aseguró también que, a pesar de la gravedad de la situación, el país no colapsará por falta de electricidad aunque si no llueve los cortes en el suministro podrían agudizarse.

Jaua se refirió al asunto durante un acto en Caracas para premiar a pequeñas industrias y comercios que lograron reducir el consumo de electricidad al menos un 20 por ciento.

Las autoridades han explicado que la solución ideal sería que las lluvias comenzasen en mayo, como históricamente lo hacen, de manera que frenasen el ritmo de caída de unos 14 centímetros diarios en el nivel de agua de la represa del Guri, que genera el 70 por ciento de la electricidad del país.

El vicepresidente reconoció que de no llegar a tiempo las lluvias el embalse llegará a su punto crítico a finales de mayo o principios de junio.

"Si llega ese momento el país no se va a parar de repente como pregonan sectores de la oposición, aunque eso obligaría a nuevos recortes en el suministro de electricidad", dijo Jaua.

El Ejecutivo sostiene que este problema es consecuencia de los cambios climáticos provocados por el fenómeno ambiental de "El Niño", pero la oposición dice que se trata de una imprevisión del Gobierno.

La campaña en favor de una reducción del consumo, que incluye premios como los que hoy a otorgado Jaua, se justifica también, según las autoridades, porque Venezuela es el país de mayor consumo per cápita de electricidad en Suramérica, "con gran diferencia sobre los demás", lo que sugiere un despilfarro generalizado de energía.

Una de las acciones emprendidas por el Gobierno de Caracas para evitar el colapso del sistema ha sido la compra en todo el mundo de cuanta planta generadora de electricidad estuviese a la venta.

Ya han llegado o están a punto de hacerlo grandes generadores, de hasta 400 megavatios, de Estados Unidos, China y Rusia, así como pequeños y medianos sistemas generadores de otras procedencias, entre ellas Noruega y España.

Las previsiones oficiales señalan que para finales del año se habrán incorporado al sistema eléctrico nacional 5.900 megavatios de nueva factura con lo que estará garantizado el suministro.

El consumo nacional está calculado en 17.000 megavatios.

La temporada de lluvias en Venezuela comenzará en mayo, salvo que persista el efecto de "El Niño" y la sequía se alargue. EFE