Harvey Weinstein consideró que deberían "matar" a Jennifer Aniston, según un correo electrónico del 2017. | Fuente: AFP

Harvey Weinstein arremetió contra Jennifer Aniston, tras una acusación falsa que se mantuvo en investigación en el 2017. Un periodista logró contactarse con el exmagnate de Hollywood para obtener algún comentario sobre el caso, pero su respuesta alegaba que la actriz de “Friends” debería ser asesinada.

Según documentos judiciales recién revelados, Variety reveló que el exproductor —acusado por cargos de agresión sexual— respondió con fuertes calificativos a un correo electrónico de un periodista que trabajaba para National Enquirer e investigaba una supuesta agresión sexual contra la estrella de cine.

Deberían matar a Jen Aniston”, escribió Harvey Weinstein vía correo electrónico el 31 de octubre del 2017. El medio de comunicación también intentó contactarse con Sallie Hofmeister, su representante en ese entonces, y a quien contrató poco después que se publicaran los artículos de acoso y agresión sexual en la prensa estadounidense.

El National Enquirer tiene la intención de publicar una historia informando que Jennifer Aniston fue agredida sexualmente por Harvey Weinstein”, fue el mensaje que envió el periodista a ambas partes involucradas en la supuesta acusación.

La acusación de haber agredido sexualmente a Jennifer Aniston finalmente resultó ser falsa, información también confirmada por el representante de la famosa artista. “Las afirmaciones de National Enquirer son falsas. Jennifer no ha sido acosada ni agredida por Harvey”, aclaró recientemente Stephen Huvane a Variety.

Además del correo electrónico con declaraciones sobre Jennifer Aniston, existen aproximadamente mil páginas reveladas sobre el caso de Harvey Weinstein. Algunos de estos documentos revelan los pedidos de ayuda del poderoso exproductor ante la ola de acusaciones y declaraciones enmarcadas por el movimiento #MeToo.

EL RELATO DE JENNIFER ANISTON

En octubre del año pasado, Jennifer Aniston reveló que fue víctima del comportamiento déspota y abusivo de Harvey Weinstein. Ambos interactuaron cuando ella estuvo filmando la película “Sin control” en el 2005.  

“Era muy listo. Recuerdo que aquel año su exmujer, Georgina, había lanzado su marca Marchesa. Y él (Harvey Weinstein) decidió venir a visitarme a Londres mientras estábamos rodando la película (‘Sin control’) para decirme que le gustaría que llevara uno de sus vestidos al avant premiere”, indicó la actriz de Hollywood. Al no sentirse cómoda con la actitud del productor y no interesarse por ningún vestido, se negó.