Meghan Markle
Los abogados de Meghan Markle pidieron una orden judicial para evitar que tabloides británicos revelen los nombres de sus amigas que dieron una entrevista anónima en su defensa. | Fuente: EFE

Los abogados de Meghan Markle, esposa del príncipe Harry, pidieron una orden judicial para evitar que dos tabloides británicos revelen los nombre de sus cinco amigas que dieron una entrevista anónima en su defensa en Estados Unidos.

La exactriz, que junto a su marido dejó de representar a la monarquía británica a finales de marzo, ha demandado a la editora Associated Newspapers Limited (ANL) por la publicación de cinco artículos, dos en el dominical Mail on Sunday y tres en MailOnline, en febrero de 2019.

En ellos se reproducían extractos de una carta que escribió a mano y envió a su padre en agosto de 2018, cinco meses después de contraer matrimonio con el nieto de Isabel II, un enlace al que Thomas Markle no acudió.

El juicio, que dirimirá si existió uso indebido de información privada, infracción de los derechos de autor e incumplimiento de la Ley de Protección de Datos por parte de esas cabeceras de ANL, no se espera que comience hasta el próximo año, aunque ya se han iniciado los procedimientos previos.

En este contexto, los abogados de Meghan Markle acudieron al Tribunal Superior de Londres para impedir que la publicación británica revele quiénes son las cinco mujeres, cuya identidad conocen después de que la defensa de la duquesa de Sussex las nombrara en un documento confidencial presentado ante la corte este mes y al que los acusados también tuvieron acceso.

LA DEFENSA DE MARKLE: REVELAR LOS NOMBRES ES PARA "CONSEGUIR GANANCIAS"

Las entrevistas anónimas, divulgadas en Estados Unidos por la revista People, son centrales en la defensa de ANL, pues justificó la publicación de la carta de Thomas Markle sobre la base de que la exactriz ya había revelado su existencia a través de los testimonios de sus amigas.

No obstante, en una declaración remitida al tribunal, la duquesa aseguró que no autorizó a sus amigas a hablar con People, sino que fueron ellas mismas las que tomaron la decisión de conversar con la revista para defenderla del “comportamiento intimidatorio de los tabloides británicos”.

Hacer los nombres de dominio público, añadió Meghan Markle, no tiene otra razón que conseguir “ganancias comerciales” y supone una amenaza para el “bienestar emocional y mental” de las personas implicadas.

El abogado de la exactriz, Justin Rushbrook, señaló ante el juez que la empresa editora “ya ha demostrado su deseo de publicar artículos” con sus nombres y recordó que, horas después de que depositaran los documentos legales, el Mail se refirió a ellos en un artículo sensacionalista en su página web.

"No cabe duda de que, además de defender el caso a través de los tribunales, está tratando de maximizar la publicidad que rodea este caso, el cual ha calificado en repetidas ocasiones como ‘el juicio del siglo’”, agregó Rushbrook.

Por su parte, el abogado de ANL, Anthony White, señaló que “las amigas son importantes testigos potenciales”, en declaraciones remitidas al tribunal. “Informar de estos asuntos sin hacer referencia a los nombres sería una fuerte restricción sobre los derechos de los medios y del acusado a denunciar este caso, y del derecho del público a saberlo”, argumentó. (EFE)