El príncipe Harry y Meghan Markle
El príncipe Harry y Meghan Markle han cancelado las celebraciones por el primer cumpleaños de su hijo Archie. | Fuente: AFP

Lejos de la familia real británica y sin fecha cercana de regreso al Reino Unido, así viven su mudanza a Estados Unidos el príncipe Harry y Meghan Markle. Junto al cambio de entorno, se enfrentan al confinamiento por la pandemia del nuevo coronavirus que los ha obligado a cancelar las celebraciones del primer cumpleaños de su hijo Archie.

Según señaló una fuente al portal E! Newslos planes de la pareja para festejar el "gran día" [su primogénito nació el 6 de amyo del 2019] con familiares y amigos "han cambiado" inevitablemente ante la crisis mundial, que impide cualquier retorno al Reino Unido.

"La esperanza era que el primer cumpleaños de Archie se marcara de alguna manera con miembros de la familia real, primos, abuelos y algunos padrinos cuando estuvieran en el Reino Unido", indicó la fuente. La pandemia por coronavirus, que mantiene al mundo en jaque y sin interacciones sociales, hará que "Archie celebre su primer cumpleaños solo con sus padres Harry y Meghan".

Meghan Markle y el príncipe Harry
Meghan Markle y el príncipe Harry planeaban un viaje a Inglaterra en mayo. Algo que ya no se dará. | Fuente: AFP

CANCELADO VIAJE A INGLATERRA

Por otro lado, una visita prevista a Inglaterra, a fines de año, también ha sido cancelada, lo que asesta otro golpe al príncipe ya que no podrá ver a ninguno de sus familiares en un futuro a corto o mediano plazo. Además, no ha podido estar cerca de su padre, el príncipe Carlos, fue uno de los afectados por el COVID-19 aunque ya lo superó.

La misma fuente añadió que se barajaba "en círculos reales" que Harry y Meghan viajen a Londres este mayo, "bien antes o después de la celebración de los Juegos Invictus - que fundó el joven- en los Países Bajos el próximo mes y tenían planeado asistir al desfile anual por el cumpleaños de la reina Isabel II el 13 de junio".

PROYECTOS BENÉFICOS

El príncipe Harry y Meghan Markle, que alquilan una mansión en Malibú con vistas al océano, desvelaron al periódico británico The Telegraph detalles del próximo lanzamiento de la que será su futura organización benéfica, que llamarán "Archewell".

Con ese proyecto, la pareja pretende trabajar en conjunto con otros grupos y entidades de apoyo y comercializar productos bajo ese nuevo nombre, pues ya no se les permite emplear la denominación "Sussex Royal".

Desde que el matrimonio rompiera formalmente con la casa real británica, ambos han tratado de centrar su negocio en EE.UU., donde ella ha trabajado previamente como actriz. (EFE)