La Ligue 1 fue suspendida tras jugarse 28 jornadas
La Ligue 1 fue suspendida tras jugarse 28 jornadas | Fuente: AFP

La crisis financiera en los clubes de fútbol, generada por la pandemia del coronavirus, sigue complicándolos y la situación se agrava mientras transcurre más tiempo y la actividad no se retoma con normalidad. La salud está por encima de todo, es el mensaje que se transmite a nivel mundial, pero el hoyo económico se agranda.

Mientras no hay partidos, no se generan ingresos y las responsabilidades salariales deben cumplirse. En Francia, las dos empresas que tienen los derechos de televisación de la Ligue 1 decidieron no cumplir con la fecha límite de pago (5 de abril) de 42 millones de euros cada uno, medida que se tomó hasta que los campeonatos de primera y segunda división puedan reanudarse.

Sin este respaldo, agregado a la venta de boletos por partidos, publicidad, merchandising y más que no consiguen sumar por estos días a sus arcas, complican las finanzas de las instituciones. Es por ello que, según el diario Le Parisien, algunos clubes de la Ligue 1 buscan una medida por cuenta propia y esta se trataría de obtener permiso especial para que puedan volver a los trabajos, teniendo como factor de contención el permanecer todo el tiempo en sus centros de entrenamiento.

Cuando más pronto se restablezca la Ligue 1, más rápido obtendrán nuevamente los derechos de televisión, pero es una opción que ni tan siquiera contó con el visto bueno de todos los presidentes, algo necesario para que fuera al menos tenida en cuenta. Lo concreto es que los equipos empiezan a sentir cómo la pandemia agrava la crisis y para algunos es difícil la espera.