Camavinga ha disputado dos temporadas en Ligue 1 con Rennes
Camavinga ha disputado dos temporadas en Ligue 1 con Rennes | Fuente: AFP

Francia es uno de los principales países que exporta a futbolistas de gran talento desde corta edad y uno de su gran prodigios de la actualidad es Eduardo Camavinga, centrocampista que pertenece al Rennes de la Ligue 1, seguido a sus 17 años por grandes de Europa como PSG, Liverpool, Borussia Dortmund y el mismo Real Madrid, club que en las últimas semanas se mostró con insistencia por lograr su fichaje.

Camavinga, elegido la gran revelación en la temporada de la finalizada Ligue 1 al ser la aduana del mediocampo del Rennes con 25 juegos, se ha referido a las pretensiones de los poderosos clubes por él y resalta que no es una situación que le preocupe.

"No me concentro en todo eso. Me gusta que se interesen por mí esos grandes clubes, pero yo, por el contrario, no me intereso mucho en eso. Sobre todo porque me siento bien en Rennes. Veremos lo que pasa. Dejo a mis padres y a mis agentes gestionar todo eso", aseguró el jugador en entrevista con ‘Ouest France’.

Así, su futuro en la temporada 2020-21 podría continuar en su actual equipo, aunque mencionó desconocer el supuesto acuerdo sobre permanecer en el club un año más si obtenían la clasificación a la Champions League. “Si hubiera un acuerdo tan importante en mitad de temporada, lo sabría”, dijo.

"En Amiens, en Copa de la Liga, un adversario me dijo: 'Tenemos que cambiar la camiseta antes de que te vayas al Real Madrid'. No tenía ganas de bromear porque habíamos perdido, pero cuando lo pienso ahora me divierte", recordó entre risas el francés.

Eduardo Camavinga debutó en 2019 con Rennes, cuando todavía tenía 16 años. Su consolidación se dio en la actual campaña y ya es considerado el principal activo del club con el cual tiene contrato hasta el 2022. Nacido en Angola, de padres congoleños, el futbolista llegó a Francia con dos años y obtuvo la nacionalidad a finales de 2019.

Ver esta publicación en Instagram

Good Win 😆💪🏾

Una publicación compartida de Eduardo Camavinga (@e.cama10) el