Se jugaba el último minuto del primer tiempo y Dani Alves hacía saltar a los asistentes del Camp Nou con el segundo gol del Barcelona. Con un fuerte remate cruzado, venció al portero Iker Casillas y desató al algarabía en tienda azulgrana.

Como en el encuentro de ida, Alves buscó a su amigo Eric Abidal y junto a él celebraron su tanto con un baile frente a las tribunas de los aficionados culé.