Sergio Peña durante un entrenamiento de la Selección Peruana
Sergio Peña durante un entrenamiento de la Selección Peruana | Fuente: Instagram

El 31 de mayo del 2018 el Perú recibió una noticia que fue tan celebrada como la clasificación a un Mundial. El Tribunal Federal Suizo decidió suspender la sanción que impuso el TAS a Paolo Guerrero y con esto el ‘9’ estaba habilitado para jugar en Rusia 2018.

Con la Selección Peruana ya en su concentración, el capitán se unió al plantel de 23 futbolistas. Al solo ser 23 los permitidos para la lista definitiva del torneo, ahora uno del grupo tenía que quedar fuera y el elegido fue Sergio Peña. Más de dos años después, el volante del Emmen de Holanda recordó aquel episodio.

"Luis Abram y yo concentrábamos juntos y nos tocó salir a los dos. Abram salió antes que yo y me tocó alentarlo, obviamente se sintió mal, como yo, pero yo noté que él no se iba a tumbar, yo vi que él quería seguir creciendo, ahora en Vélez Sarfield es titular indiscutible, lo quieren varios equipos. En mi caso mi mentalidad fue la misma, pensé: 'soy joven, tengo un contrato en Europa'. Mi mentalidad fue: 'ya pasó, ya quedó atrás, se vienen más mundiales por delante y si quiero estar tengo que seguir trabajando para llegar'", indicó el mediocampista al programa ‘Los Renegrones’.

Sergio Peña, de 24 años, volvió a la convocatoria de la Selección Peruana durante los amitosos del 2019, tras una sobresaliente actuación con su club en la Eredivisie.

“El 'profe' (Ricardo Gareca) siempre me tuvo confianza, es un grupo espectacular, desde que llegué me sentí bien, siempre me he sentido cómodo y me ha ido bien, esa sensación es bastante bonita y uno siempre quiere estar en la convocatoria", afirmó.