El joven ofreció sus disculpas a la señora que atropelló con un scooter eléctrico. | Fuente: RPP

Álvaro Rodríguez, el joven que atropelló con un scooter eléctrico a Ana María Rivera en la cuadra 33 de la avenida Salaverry, se disculpó este viernes con ella y aseguró que se trató de un accidente “que no pudo prever”.

En declaraciones a RPP, el estudiante admitió que iba a una velocidad excesiva por la vereda y que ni él ni la mujer pudieron evitar el accidente. Agregó que no iba por la ciclovía porque la aplicación que controla el scooter no la tenía dentro de su mapa.

Me encuentro arrepentido por el hecho, por el accidente. Le pido sinceras disculpas a la familia, a la señora Ana María Rivera (…) Lamentablemente los accidentes nos ocurren a cualquiera, sé que iba a una velocidad excesiva en la vereda, pero es algo que no pude prever", comentó.

Sobre comunicación con la familia

El joven aseguró también que no pudo comunicarse con la señora Rivera ni con su familia tras el accidente; sin embargo, dijo que sí pudo conversar con uno de sus compañeros de trabajo a quien le consultó sobre su estado de salud.

El día del accidente pude comunicarme con su compañero de trabajo para  preguntarle cómo se encontraba su estado de salud, no he podido comunicarme más, no he tenido oportunidad de comunicarme con la familia directamente”, dijo.

Reglamentación

Al respecto, Víctor Hugo Núñez, abogado de Rodríguez, comentó que este tipo de servicios no están reglamentados en Perú, por lo que urgió al Congreso o a la autoridad competente que dicte una norma u ordenanza para controlar el uso de estos vehículos.

El tema es que no hay un reglamento en Perú, en Lima que pueda normar el uso del scooter o parecidos. Lo ideal sería que el Congreso saque una ley o el ministerio de transportes o la municipalidad metropolitana de Lima dicte una ordenanza general”, dijo.

¿Qué opinas?