La eutanasia, el aborto y los matrimonios gays constituyen graves amenazas para la paz, así lo aseguró el papa Benedicto XVI en su mensaje con motivo de la Jornada Mundial de la Paz, que se celebrará el próximo 1 de enero.

"Quien quiere la paz no puede tolerar atentados y delitos contra la vida", sentenció el Pontífice en su mensaje, que será entregado a los jefes de Estado de todo el mundo a través de los nuncios apostólicos. El Papa también sostuvo que las uniones gays representan un elemento desestabilizador de la paz.

Según la web de El Mundo de España, Benedicto XVI aseguró en el texto que "cualquier lesión contra la vida, en especial en su origen, provoca inevitablemente daños irreparables en el desarrollo, la paz y el medioambiente".

Y señala al aborto como la más grave amenaza contra la paz: "¿Cómo se puede pensar en alcanzar la paz, el desarrollo integral de los pueblos y la protección del medioambiente sin que se tutele el derecho a la vida de los más débiles, comenzando por los no nacidos?", se preguntó el Papa, defendiendo además el derecho a la objeción de conciencia de los médicos y los trabajadores sanitarios ante el aborto y la eutanasia.

El Pontífice también carga contra las bodas gays, que a su entender también constituyen un elemento que pone en peligro la paz. Benedicto XVI afirma en ese sentido que la unión entre dos personas del mismo género constituye "una ofensa contra la verdad de la persona humana" y "una grave herida infligida a la justicia y a la paz".