Minsa

Los niños en edad de alimentación complementaria necesitan calidad y cantidad en sus comidas. Las cantidades van de acuerdo a su capacidad gástrica, es decir al tamaño del estómago según la edad del niño. Mientras que la calidad es importante para asegurar una alimentación saludable con buen aporte de nutrientes y garantizar el  crecimiento y sano desarrollo del niño.

“Todo lo que ofrecemos a los niños en cuanto a cantidad y calidad tiene que darse con amor, paciencia y buen humor. Hay que dedicar un poco más de tiempo para darle una alimentación adecuada. Los padres deben involucrarse en el proceso del niño para tener una alimentación satisfactoria y buena nutrición”, señaló Rosa Salvatierra, licenciada en nutrición del Centro Nacional de Alimentación y Nutrición – Cenan.

La especialista también recomendó que los niños tengan su propio plato, taza y cucharita para ayudar a familiarizarlos con los insumos (en este caso, los utensilios).

En cuanto a los productos envasados, Salvatierra pidió a los padres utilizar alimentos propios a su zona de origen y ofrecer comidas preparadas al instante, “La alimentación debe ser lo más natural posible, los alimentos envasados tienen persevantes. Ofrezcan algo sano y preparado en casa”.

La nutricionista sugirió los siguientes nutrientes:

1.    De origen animal: Ricos en hierro, hígado pescado, carnes rojas, menudencias, entre otros. El niño necesita cantidad a través de la comida e incluir el sulfato ferroso para evitar la anemia.

2.    Darle frutas en forma de mazamorra. 

3.    Vitamina A: presente en alimentos de color verde, naranja y amarillo-naranja.

4.    Vitamina C: como la  naranja mandarina, camu camu.

5.    Incluir en las papillas hojas verdes como acelga y espinaca.

“El alimento debe ser lo más consistente posible para proporcionar calorías y energía; si le damos líquido vamos a satisfacer sus necesidad gástrica pero no los nutrientes que necesita el niño”, finalizó Rosa Salvatierra.