Un rayo cayó en medio de una comunidad indígena y acabó con la vida de once personas, todos hombres y cabezas de familia.

Luis Fernando Arias Arias, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), resaltó que en esta congregación están "preocupados" porque estos hombres han dejan a sus familias desamparadas y sin sustento.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, expresó sus condolencias y solidaridad a los familiares de las víctimas y les ofreció el apoyo del Gobierno para superar esta tragedia.

"Ya les he manifestado que haremos todo lo posible por ayudar en lo que esté a nuestro alcance. Les expresamos nuestra solidaridad y ya he dado las instrucciones para que se pueda superar esta situación a la mayor brevedad posible", manifestó.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), explicó que estos rayos son producto de un exceso de energía motivada por las altas temperaturas que se registraron en el norte del país. Por este motivo, recomendó a la población no situarse bajo los árboles para reducir riesgos.