Si al bebé se le da cantidad pero no calidad se corre el riesgo de presentar desnutrición.

La lactancia materna, único alimento hasta los 6 meses es mejor mantenerlo hasta los 2 años de vida. A partir del sexto mes, debido al crecimiento acelerado del bebé, la leche no es suficiente y se deben completar los nutrientes y energía con alimentos machacados de la papilla.

“Al comienzo se empieza dándole de comer dos veces al día, tres cucharadas en la mañana tres en la tarde, y continuar brindándole el pecho, después de tres semanas ya se le debe dar alimentos tres veces al día”, recomienda la nutricionista Faviola Jimenez, Directora de la Red Peruana de Alimentación y Nutrición.

Características de la papilla infantil:
•    Consistencia: El estómago del bebé es pequeño, por ello debemos darle alimentos de calidad, asimismo, la papilla debe ser espesa.

•    Frecuencia de consumo: El niño descubre nuevos olores y texturas, por ello no se puede ser tan rígido con los horarios.

“Acá lo que se debe aplicar es la alimentación responsiva, interactuar con el niño, tenerle paciencia, dedicarnos al momento para que se acostumbre poco a poco a los diversos alimentos que le vayamos a dar”, indicó Jimenez.

•    Variedad: Es necesario ofrecerle – según la papilla – diversas frutas y verduras, además de ir incluyendo alimentos de origen animal, pues el niño debe acostumbrar su paladar y completar los requerimientos nutricionales que su organismo necesita.

Más información sobre nutrición infantil, aquí.