El pasado viernes 17, pobladores de Lurigancho-Chosica (provincia de Lima) y San Antonio de Chaclla (provincia de Huarochirí)  tuvieron un violento enfrentamiento que se originó por la inauguración de un caseta de seguridad por parte de la seguridad de Chosica en el sector 8 de Jicamarca.

Pobladores de San Antonio (Huarochirí) consideraron este hecho como una invasión generando así estos actos violentos.

Con piedras y ladrillos los pobladores se enfrentaron a los agentes de la policía y serenazgo de la zona dejando más de 30 heridos.