En la zona ecuatorial, lejos de nuestras costas, ya existen condiciones que la NOA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos) considera que hay características para que se desarrolle el fenómeno de El Niño, mientras que para la costa peruana estamos experimentando un episodio cálido por el debilitamiento del anticiclón, pero con expectativas de altas probabilidad que ocurra en los próximos meses.

Así lo dio a conocer, Dimitri Gutiérrez Aguilar, director general de investigaciones oceanográficas y cambio climático de IMARPE, quien agregó que aún existe un núcleo de aguas calidad frente a nuestras costas, principalmente en nuestra costa norte y norte centro.

Las características de la masa del agua cambian y ocurren dos cosas: las especies de hábitat más cálidas amplían su distribución sobre la costa. Entonces, las especies de hábitat más frio tienden a reclinarse”, refirió el funcionario.

Gutiérrez indicó que las aguas más cálidas son menos productivas;  y por lo tanto, la base de la alimentación en la biomasa marina disminuye porque el fitoplancton crece menos bajo estas condiciones.  “En el corto plazo el riesgo de fuertes precipitaciones en la zona norte se mantendrán por una o dos semanas más. Tanto así que en los próximos meses, con la llegada de las ondas Kelvin, el hábitat puede modificarse. En ese caso, las condiciones anómalas se podrían prolongar por más tiempo”, refirió.