Los Monos macacos, conocidos como monos de nieve, han aprendido a sumergirse en las aguas termales para poder contrarrestar las fuertes temperaturas bajo cero a las que están sometidos y así mantener el calor para poder sobrevivir.

Estas aguas calientes brotan de las grietas en el suelo congelado de una zona conocida como el Valle del Infierno. El Jigokudani (Valle de la Muerte) Monkey Park, en el centro de Japón, es ahora el hogar de estos macacos, que se han convertido en la mayor atracción del lugar.

Los monos de nieve se caracterizan por su amor a los manantiales naturales, como lo demuestran las imágenes de la galería que acompaña esta nota.