YouTube | Fuente: Referencial

Los padres de niños y adolescentes han escuchado este deseo recurrente de sus hijos: “quiero ser youtuber”. Poco a poco, los niños reemplazan la televisión por canales en YouTube y buscan también convertirse en generadores de su propio contenido. ¿Cómo deben reaccionar los padres ante este nuevo hobbie o ‘profesión’ de sus hijos?

De acuerdo con un estudio del Consejo Consultivo de Radio y Televisión (CONCORTV), el 41% de niños y adolescentes entre 7 y 16 años afirma que utiliza a diario el Internet. Entre quienes indicaron usar internet con alguna frecuencia, el mayor uso corresponde a YouTube con 90% a nivel general.

Nadia Rodríguez, ingeniera de sistema y columnista de RPP Noticias, indica que los niños y adolescentes de hoy siguen a una “gran cantidad de youtubers que se han profesionalizado”. En ese sentido, considera que los menores los han idealizado por su fama en las redes sociales.

“Ser youtuber es como ser famoso. No todos los youtubers son famosos, y ganan dinero, solamente algunos. Igual los niños idealizan ese trabajo, porque lo ven divertido o moderno. Ven que haciendo algo divertido, estas personas ganan dinero”, afirma.

Dentro del universo de contenido en YouTube que es consumido por niños y adolescentes, Rodríguez rescata cinco tipos: los jugadores, las gimnastas, los challenges, slimes y los life-hacks.

La ingeniera indica que entre los niños son muy populares los youtubers que se graban jugando videojuegos. Ellos son seguidos por otros con el propósito de “aprender estrategias de juegos y aplicarlos ellos mismos”. Además de los que practican los challenge o retos. Entre el público femenino infantil y juvenil, Rodríguez considera que las gimnastas han ganado mayor popularidad en los últimos meses: “Ahora todas las niñas quieren ser gimnastas y hacen sus trucos y los cuelgan en videos”. También están los youtubers que enseñan sobre los slimes, que es una goma pegajosa que sirve para hacer manualidades. Otro contenido muy popular son los life hacks, que tiene que ver con tipos sobre cómo aprovechar de mejor manera la ropa y otro tipo de prenda, detalló.

Niños youtubers 

Para Jesús Veliz, editor de Tecnología de RPP, cuando un niño dice que quiere ser youtuber es porque le gustaría replicar la temática de los videos que ve en YouTube. “Es importante saber qué ve el niño”, afirma. Asimismo, considera que los padres deben ver esta situación como una oportunidad “para relacionarse con sus hijos”.

“El niño entra a YouTube a ver una temática distinta, no entran a YouTube para ver lo mismo que nosotros vemos en televisión”, señala.

Los niños y adolescentes pueden consumir contenido hecho por adultos, pero también contenido que realizado por otros niños o adolescentes. Y algunos pueden generar muchas ganancias. Ese es el caso de Ryan.

La cuenta de YouTube “Ryan ToysReview quedó número 1 en el ranking de Forbes sobre los mejores pagados en YouTube. Ryan, un niño japonés-americano, de 7 años comparte videos sobre sus reseñas de juguetes. Su cuenta de YouTube atrae a otros niños y padres quienes lo ven probar nuevos juguetes y sus comentarios al respecto. Su canal ya acumula más 25 billones de vistas y tiene más de 17 millones de suscriptores.

En el caso de Perú, ya hay niños youtubers. Uno de los más populares es Camila TV. “Ella es hija del publicista de Juan Alberto Moreno. Su canal es de contenido familiar”, comenta Veliz. El proyecto inició hace más de cinco años y actualmente el canal de Camila tiene más de 4 mil suscriptores.

Los riesgos de YouTube: el reporte de pedofilia

Al contar con niños y adolescentes como caras visibles de contenido en YouTube, sus políticas de uso y de autorregulación se han vuelto más estrictas. A fines de febrero, YouTube tomó la decisión de desactivar los comentarios en canales familiares a raíz de la presencia de pedófilos en su red.

“Era absolutamente sutil. Una niña se grababa ensayando sus piruetas de gimnasia, y los pedófilos comentaban con etiquetas de tiempo donde a la niña ‘se le veía más’. Cuando algoritmo de Google, bucea entre los comentarios, solo ve la etiqueta. […] El algoritmo bucea entre esa información para detectar que las políticas y normas de uso se lleven bien. Pero la máquina no hace el match entre el morbo de la gente y la etiqueta de tiempo, entonces los pedófilos aprovechan ese ‘loophole’ del sistema”, detalló Veliz.

En un comunicado en su blog, YouTube dispuso la desactivación de “decenas de millones de videos que podrían estar sujetos a comportamientos depredadores”. Estas acciones se centraron “en los videos que muestran a menores de edad y continuaremos identificando los videos en riesgo en los próximos meses”.

El estrés de ser 'youtuber'

Además del riesgo de estar frente a depredadores sexuales, los niños youtubers también pueden caer bajo una enorme presión y estrés. Jesús Veliz contó su experiencia como padre de una niña que tiene intención de convertirse en youtuber: “Cuando mi hija me dice que quiere hacer un canal de youtube, le digo, ‘es un poco difícil cuando hay gente que no le gusta lo que hacemos y te lo hace saber’. Es bastante duro aceptar la crítica. Es un proceso donde los niños tienen que aprender habilidades sociales. […] Es un tema que va más allá de lo tecnológico. Cuando grabas algo que te gusta, y cuando hay alguien no le gusta lo que a ti te gusta entras en un conflicto”.

¿Qué ocurre si el canal de YouTube del niño o adolescente gana miles de seguidores y se vuelve en una pequeña estrella de la noche a la mañana? El psicólogo y conductor de Sin Vueltas, Franco Granthon, señala que uno de los mayores riesgos de los menores es estar expuesto a la crítica constante, que podría tener consecuencias en su autoestima.

“Si uno no ha terminado de formar su identidad, estas críticas pueden ser bastante dolorosas e incluso podría afectar su autoestima. Asimismo, hay personas que van a querer influir en decisiones del youtuber, y si uno no tiene seguro su posición podría terminar cediendo a la presión de grupo”, indica.

Granthon recomienda a los padres a estar alertas y poner límites o reglas. “Hay que estar atentos a los peligros que se pueden exponer. En todo caso, monitorear y estar al tanto de las cosas que hacen”, advirtió.

¿Qué opinas?