Al menos cien personas fueron detenidas en Varsovia en los enfrentamientos entre la policía y grupos de extrema derecha durante la manifestación que estos llevaron a cabo con motivo del Día de la Independencia de Polonia.

En la manifestación, denominada "Marcha por la Independencia", que cada año reúne a grupos de extrema derecha y ultraconservadores, participaron unas 10 mil personas, según cifras ofrecidas por los organizadores.

Las autoridades polacas ordenaron disolver la marcha después de los primeros enfrentamientos entre manifestantes y policía. A pesar de todo, al menos cien jóvenes fueron detenidos antes del inicio de las protestas por ocultar el rostro con pasamontañas y portar piedras y material pirotécnico.

La policía estableció un fuerte despliegue en la capital polaca, que se reforzó con unidades antidisturbios procedentes de otras provincias, apoyadas por tanquetas y camiones lanzadores de agua a presión.

La presencia policial era especialmente visible en las cercanías de la embajada rusa, pues los grupos ultranacionalistas polacos culpan a Rusia de la situación en la vecina Ucrania y amenazan con volver a intentar asaltar el edificio como ya hicieron el 2013.

Los disturbios empañan una jornada festiva en Polonia, donde se celebra la recuperación de la independencia al término de la I Guerra Mundial, el 11 de noviembre de 1918, después de más de un siglo en que dejó de existir como estado independiente y su territorio estuvo repartido entre Prusia (luego el Imperio Alemán), Rusia y el Imperio Austro-Húngaro.

EFE