Tengo un añito de vida, peso la mitad de lo que debería y he vivido en miles de calles de Lima. Me llamo Pepín. Paso frío en la noche y sed todo el día. Ya quiero dejar de caminar sin rumbo, necesito una familia!


Duermo escondido en un jardín para que no me boten, me paso toda la mañana en la puerta de una panadería esperando que alguien me regale un pan y en la noche me gano un poco de comida ayudando a un vigilante a cuidar carros. Me han atropellado una vez y nadie me llevó al veterinario. Esa patita me dolió un mes. Las lamidas que le dí no ayudaron mucho.


Soy un perrito juguetón, me olvido del mundo cuando me dan algo de cariño aunque se me parte el corazón cada vez que tengo que decirle a otra persona "adiós". Desearía poder decirle que se quede conmigo, que soy bueno y que prometo no ensuciarle su casa pero sólo puedo mirar como se va. Y volver a mi realidad: rebuscar entre la basura rogando no encontrarme con alguien que me patee o me eche agua caliente (ya lo han hecho) o me tire piedras en el mejor de los casos, así por lo menos puedo correr.


Esta es mi vida. Estoy muy cansado.


"Pepín" fue abandonado en un estacionamiento al aire libre junto a otros dos perros donde un vigilante los alimentaba. Pepín tuvo que ver a sus dos amigos morir atropellados y es sólo cuestión de tiempo para que le pase a él. Necesita un hogar temporal o definitivo URGENTE. El perruno es buenísimo. Si puedes ayudarlo llama al 993595656 o escribe a heidipaiva@gmail.com